“Las Naciones Unidas no tienen conocimiento de ningún programa de armas biológicas” en Ucrania, aseguró este viernes al Consejo de Seguridad la alta representante para Asuntos de Desarme, Izumi Nakamitsu.

La reunión del Consejo se produjo a petición de Rusiaque denunció que Ucrania llevaba a cabo actividades militares con armas biológicas con el apoyo de Estados Unidos.

Se trata de la cuarta reunión del máximo órgano de seguridad de las Naciones Unidas -y la primera requerida por Rusia- para tratar temas relacionados con Ucrania, desde que comenzara la ofensiva militar rusa el 24 de febrero pasado.

“Soy consciente de que algunas instalaciones de salud pública se encuentran en zonas afectadas por conflictos armados, lo que pone en peligro la seguridad de dichas instalaciones. Hago un llamamiento a todas las partes en este conflicto para que garanticen la seguridad de todas esas instalaciones en Ucrania”, dijo Nakamitzu al abrir la reunión.

Después añadió estar “al tanto de los informes de los medios sobre denuncias de programas de armas biológicas” y declaró: “las Naciones Unidas no tienen conocimiento de ningún programa de armas biológicas”.

Nakamitsu recordó que la Convención sobre Armas Biológicas de 1972 prohíbe el desarrollo, producción, adquisición, transferencia, acumulación y uso de armas biológicas, y subrayó que tanto Rusia como Ucrania son partes de dicho instrumento internacional, en vigor desde 1975.

Explicó que si bien la Convención no cuenta con un régimen de verificación internacional, los países pueden recurrir a mecanismos como consultas y cooperación entre ellos cuando haya sospechas de actividades relacionadas con armas biológicas.

Además, dijo la alta representante, el artículo VI de la Convención establece que cualquier Estado parte puede presentar una queja ante el Consejo de Seguridad y que si éste así lo acuerda, se puede iniciar una investigación de la denuncia. Hasta ahora, nunca se ha echado mano de ese recurso en la historia del instrumento.

Nakamitsu aprovechó su intervención para referirse con gran preocupación a la seguridad y protección de las centrales nucleares en Ucrania, aludiendo a las graves consecuencias que podría tener un accidente en esas plantas.

“Las fuerzas que controlan las centrales nucleares en Ucrania deben garantizar que operen con seguridad y protección”, enfatizó e instó a reparar la comunicaciones en Chernobyl y Zaporizhzhya y a permitir que los empleados de ambas centrales desempeñen su trabajo libremente y sin presiones.

Sesión del Consejo de Seguridad sobre la situación en Ucrania.

Ucrania trata de ocultar la evidencia: Rusia

El embajador de Rusia ante la ONU, primer orador entre los Estados miembros del Consejo de Seguridad, señaló que su país había solicitado la reunión del Consejo para denunciar el descubrimiento por parte de sus tropas en Ucrania de instalaciones que forman parte de un programa de armas biológicas sustentado por Estados Unidos.

Vasily Nebenzya sostuvo que hay una red de al menos 30 laboratorios ucranianos que trabajaban en enfermedades como el ántrax, el cólera y la peste con financiamiento, liderazgo y supervisión del Ejército estadounidense, y agregó que sus efectivos encontraron esos sitios con trazas de haber querido ocultar las evidencias.

“A petición de sus mentores occidentales, el régimen ucraniano está tratando de limpiar esos lugares para que Rusia no encuentre pruebas de que Estados Unidos y Ucrania están violando la Convención sobre Armas Biológicas”, recalcó.

El diplomático ruso argumentó que las autoridades sanitarias ucranianas ordenaron la destrucción de los agentes biológicos en los laboratorios y aclaró que los análisis forenses del material destruido permitió a Rusia determinar la existencia del programa de armas biológicas.

Nebenzya detalló que los experimentos que se llevan a cabo en esos recintos contemplan enfermedades transmitidas por aves, murciélagos, piojos y pulgas y se dirigió a los países europeos para “pedirles que piensen en el peligro biológico real para su población de una propagación descontrolada de agentes biológicos en Ucrania”

Aseveró que Ucrania envía los resultados de esos experimentos a centros médicos y de investigación militares en Estados Unidos.

Rusia miente y desinforma: Estados Unidos

La embajadora de Estados Unidos refutó enfáticamente las acusaciones rusas y consideró que Rusia solicitó la reunión del Consejo de Seguridad “con el único propósito de mentir y difundir desinformación”.


“Rusia está intentando usar el Consejo de Seguridad para legitimar la desinformación y engañar a la gente y así justificar la guerra del presidente Putin contra Ucrania y el pueblo ucraniano. Sabíamos que lo haría”, afirmó Linda Thomas-Greenfield, que también inculpó a China de difundir desinformación para respaldar a Rusia.

Según la representante permanente de Estados Unidos, su país ha asistido “con orgullo y abiertamente” a Ucrania en investigaciones con patógenos “para identificar enfermedades” y ninguna de esas actividades tiene que ver con armas biológicas.

“Ucrania no tiene un programa de armas biológicas y no hay laboratorios de armas biológicas ucranianos apoyados por Estados Unidos. Ni cerca de las fronteras de Rusia, ni en ningún lado”, puntualizó.

Thomas-Greenfield acotó que Rusia no sólo tiene una historia documentada de armas químicas sino que también suele responsabilizar a otros de las violaciones que cometen sus tropas.

China rechaza las alegaciones de Estados Unidos

Al llegar su turno, el embajador chino, Zhang Jung, rechazó categóricamente la acusación de Estados Unidos de que su país apoya a Rusia difundiendo información falsa.

Zhang declaró que su país toma en cuenta con mucha preocupación la información revelada por Rusia e hizo hincapié en la obligación de los Estados de ajustarse a las convenciones internacionales de las que son parte.

También reiteró su convicción de que la salida a esta crisis debe ser diplomática y negociada entre Rusia y Ucrania.

Una madre ucraniana consuela a su hijo de siete años mientras espera un medio de transporte en Isaccea (Rumanía)

Información falsa: Ucrania

En la sesión del Consejo de Seguridad estuvo presente el embajador ucraniano ante la ONU, Serhiy Kyslitsa. Su país no forma parte del órgano resolutivo, pero participó por ser el incumbente.

Kyslitsa se refirió a las declaraciones rusas sobre los laboratorios en Ucrania como falsas y procedió a impugnar informaciones dadas por Rusia sobre supuestas escenificaciones para culpar a sus tropas de atropellos, citando el caso de una mujer embarazada que se encontraba en la maternidad de Mariupol cuya fotografía ha circulado por el mundo y que los rusos han asegurado que se trata de una actriz.

El embajador también habló de la difícil situación humanitaria en su país resultada de la agresión de Rusia, señalando que las fuerzas rusas bombardean áreas residenciales y obligan a la población civil a abandonar sus hogares, ofreciéndoles corredores solamente hacia territorio ruso o bielorruso, en lo que clasificó como “deportaciones forzadas”.

La ONU destaca el deterioro humanitario

La secretaria general adjunta de la ONU para Asuntos Políticos, por su parte, planteó el deterioro de las condiciones de vida de los ucranianos e indicó que los rusos continúan sus operaciones y asedian varias ciudades del sur, este y norte del país.

“Se reporta una gran concentración de fuerzas rusas en varios accesos a Kyiv, la capital”, detalló Rosemary DiCarlo.

Añadió que la situación es especialmente alarmante en Mariupol, Kharkiv, Sumy y Chernihiv, donde se bombardean zonas residenciales e infraestructura civil, provocando un número cada vez mayor de civiles muertos y heridos. “La devastación total que se está produciendo en estas ciudades es horrible”, alertó.

DiCarlo advirtió que a medida que avanza la guerra, se agudiza el peligro de sus implicaciones “más allá de la tragedia que representa para Ucrania”.

“Cada vez escuchamos más el uso de términos como ‘punto de inflexión’, ‘momento decisivo’, ‘fin del multilateralismo’. Creo que no es una exageración. De hecho, ya se están sintiendo algunas consecuencias, económicas y políticas. Quizá lo más alarmante son los riesgos que la violencia plantea para el marco mundial de paz y seguridad. Debemos hacer todo lo posible para encontrar una solución y poner fin a esta guerra. Y debemos hacerlo ahora”, concluyó la responsable de Asuntos Políticos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here