El presidente Joe Biden aprobó una declaración de desastre para el estado de Texas tras la tormenta invernal, lo cual facilita una mayor ayuda federal y complemente los esfuerzoas de recuperación estatales y locales en las áreas más afectadas.

 “La asistencia puede incluir subvenciones para vivienda temporal y reparaciones del hogar, préstamos a bajo costo para cubrir pérdidas de propiedad no aseguradas y otros programas para ayudar a las personas y propietarios de negocios a recuperarse de los efectos del desastre”, informó la Casa Blanca en un comunicado este sábado.

Estas ayudas estarán disponibles en los condados de Angelina, Aransas, Bastrop, Bee, Bell, Bexar, Blanco, Brazoria, Brazos, Brown, Burleson, Caldwell, Calhoun, Cameron, Chambers, Collin, Comal, Comanche, Cooke, Coryell, Dallas, Denton, DeWitt, Ellis, Falls, Fort Bend, Galveston, Gillespie, Grimes, Guadalupe, Hardin, Harris, Hays, Henderson, Hidalgo, Hood, Jasper, Jefferson, Johnson, Kaufman, Kendall, Lavaca, Liberty , Madison, Matagorda, Maverick, McLennan, Montague, Montgomery, Nacogdoches, Nueces, Naranja, Palo Pinto, Panola, Parker, Polk, Rockwall, Sabine, San Jacinto, San Patricio, Scurry, Shelby, Smith, Stephens, Tarrant, Travis, Tyler, Upshur, Van Zandt, Victoria, Walker, Waller, Wharton, Wichita, Williamson, Wilson y Wise.

 “Los fondos federales también están disponibles para los gobiernos estatales y locales elegibles y ciertas organizaciones privadas sin fines de lucro sobre una base de costos compartidos para medidas de protección de emergencia y medidas de mitigación de peligros en todo el estado”, explica el comunicado.

Biden tomó la decisión este viernes, tras evaluar la situación del estado y hablar con su gobernador. El presidente ya había aprobado un estado de emergencia esta semana para Louisiana ,Oklahoma y Texas por las tormentas, que han dejado decenas de muertos y millones de personas sin electricidad, calefacción o agua potable.

El viernes, Biden adelantó que visitaría Texas la próxima semana, aunque no precisó detalles. “No quiero ser una carga, cuando el presidente llega a cualquier ciudad le acompaña una gran delegación”, resaltó Biden.

Cerca de 80,000 usuarios permanecen sin electricidad en Texas este sábado, según el sitio web PowerOutage.us. Esto implica que están sin calefacción, con temperaturas de 20 grados (-6 ºC). Además, más de 14 millones en 160 condados seguían experimentado interrupciones en el servicio de agua hasta este vierne por la noche, de acuerdo con un reporte del diario The Washington Post.

 Para palear la contingencia se están repartiendo botellas de agua de forma masiva y voluntarios de otros estados han llegado para ayudar.

La División de Manejo de Emergencias de Texas está pidiendo a los residentes del estado que rellenen una encuesta para poder valorar los daños ocasionados por la tormenta.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here