Facebook, así como WhatsApp e Instagram, sufrió una caída el pasado lunes que se prolongó desde la tarde hasta la última hora de la noche. Una avería que afectó a millones de usuarios de todo el mundo que usan dichas redes sociales y la app de mensajería instantánea.

Sin embargo, no es el único problema al que se enfrenta Mark Zuckerberg al frente de la empresa que preside. Una ex empleada de la compañía, Frances Haugen, desveló días atrás documentos internos de la empresa, especialmente aquellos que informaban acerca de la gestión de la información. En una entrevista concedida a una cadena de televisión, llegó a afirmar que la compañía “prioriza los beneficios a la seguridad de los usuarios”.

 Por otro lado, reveló que Facebook “fomenta la división social y debilita la democracia”, que la empresa “oculta información al público y a los Gobiernos” y que ésta era una plataforma “tóxica para los menores”. Unas acusaciones de gran calado que tuvieron respuesta por parte de Mark Zuckerberg.

 El creador y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, no tardó en salir a desmentir todas las acusaciones vertidas por Haugen en los medios de comunicación citados anteriormente. “Muchas de las acusaciones no tienen sentido. Eso es simplemente falso” explicó Zuckerberg, que al mismo tiempo decía que lo que más le preocupaba era tanto la acusación sobre los menores, así como la mala imagen que había mostrado en su declaración la ex empleada.

También Zuckerberg quiso reafirmar “el compromiso de Facebook para velar por los intereses de sus clientes, así como de la seguridad y el bienestar” de éstos. Todas las acusaciones han llegado hasta el Senado de los Estados Unidos, que continúa con el trabajo de investigación de lo ocurrido.

Comparecencia en el Senado

La antigua jefa de producto de la compañía, apenas unas horas después de desvelar información interna, ha declarado ante el Senado de Estados Unidos. “Casi nadie sabe lo que pasa dentro de Facebook. La compañía esconde información intencionadamente al público”, denuncia Frances Haugen.

En su argumento, asegura que los dueños tanto de Facebook como de Instagram “saben como hacer las aplicaciones más seguras, pero han decidido no hacerlo, poniendo sus astronómicos beneficios por encima de la gente”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here