La explotación laboral y la violencia que sufren los niños y las comunidades indígenas que trabajan en las minas de oro en Venezuela junto con el socavamiento de la independencia del sistema judicial en el país son las dos principales conclusiones de un informe dado a conocer este miércoles por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El informe de Michelle Bachelet, que se presenta a los 47 estados miembros del Consejo de Derechos Humanos, describe cómo los grupos criminales, conocidos localmente como “sindicatos”, ejercen el control sobre una gran cantidad de operaciones mineras en el Arco Minero del Orinoco.

“Deciden quién entra o sale de las zonas mineras, imponen reglas, aplican castigos físicos crueles a quienes infringen dichas reglas y sacan beneficios económicos de todas las actividades en las zonas mineras, incluso recurriendo a prácticas de extorsión a cambio de protección”, dice el informe.

El documento detalla cómo los grupos mantienen su presencia y actividades ilegales en las minas a través de un sistema de corrupción y soborno que incluye pagar a los comandantes militares.

Debido a la crisis económica y la falta de oportunidades laborales en Venezuela, la migración interna hacia la región minera ha aumentado dramáticamente en los últimos años, con trabajadores que se dedican a la mano de obra informal para llegar a fin de mes para ellos y sus familias.

Los mineros trabajan turnos de 12 horas, descendiendo en pozos profundos sin ninguna protección. Se les exige que paguen alrededor del 10 o el 20% de lo que obtienen a los grupos criminales que controlan las minas, y de un 15 a un 30% adicional al propietario del molino donde se trituran las rocas para extraer oro y otros minerales.

Las mujeres también están involucradas tanto en la minería como en otros trabajos relacionados. Varias personas entrevistadas para el informe sugieren que desde 2016 ha habido un fuerte aumento de la prostitución, la explotación sexual y el tráfico en las áreas mineras, incluso de adolescentes.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU también recibió informes de que niños de tan solo nueve años trabajan en las minas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here