Bajo esta premisa, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle, denunció en la sesión inaugural del debate de alto nivel de la Asamblea General las condiciones de acceso a las líneas de crédito por parte de naciones como la suya.

“En este escenario resulta paradójico que países como Uruguay, clasificados como países en desarrollo de altos ingresos no tengan acceso a la mayor parte de las fuentes de cooperación internacional, o líneas más favorables de crédito. Es por ello por lo que continuaremos promoviendo la provisión de dicha clasificación que se basa solamente en el ingreso per cápita”, dijo.

Lacalle destacó que la para adecuación de estas categorías debería considerarse un criterio multidimensional que fijara los grados de desarrollo y las necesidades de asistencia internacional de cada país en base a su realidad.

Igualmente, llamó a la comunidad internacional a no debilitar el cumplimiento de los compromisos adquiridos en el ámbito multilateral.

“Debemos evitar caer en escenarios de nacionalismos y proteccionismos que de alguna manera perjudiquen las relaciones internacionales en el comercio internacional o interrumpan las cadenas de abastecimiento y a la propia circulación de suministros médicos que son tan necesarios para la salida de esta crisis sanitaria”, apuntó.

Contribución a las fuerzas de paz de la ONU

 Con relación al cese al fuego de alcance mundial que volvió a pedir este lunes el Secretario General de la ONU, António Guterres, indicó la necesidad de contar con un entorno pacífico para hacer frente a la pandemia, de aumentar la apuesta por el diálogo y de la resolución de controversias por medios pacíficos. “Mi país está fuertemente comprometido con las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas, siendo uno de los principales contribuyentes de tropas per cápita a nivel mundial, una clara demostración de este compromiso nacional es la oferta formulada por nuestro gobierno para instalar un laboratorio para aumentar las capacidades de diagnóstico médico en las Operaciones de Paz de Naciones Unidas en el marco de esta pandemia”, explicó. 

Preocupación por el tráfico de armas ligeras

 El jefe de Estado Uruguayo también destacó su preocupación por el riesgo que comporta el incumplimiento de los acuerdos de desarme o el retiro de algunas partes de estos instrumentos, una situación que puede traer de vuelta las carreras armamentísticas de épocas pasadas cuando “el mundo vivía bajo la sombra de un posible conflicto nuclear”. Del mismo modo, manifestó su inquietud ante la proliferación y tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras, tanto en Uruguay como en América Latina, ya que “representan una amenaza para la estabilidad de las regiones y para la seguridad global, alimentan el crimen y la inseguridad, y afectan la convivencia pacífica dentro de las sociedades”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here