“Por los pasados cuatro años, la ausencia de un jugador clave creó una brecha en el Acuerdo de París, un eslabón perdido que debilitó el conjunto”, aseguro el Secretario General este viernes durante un evento que marcó el regreso oficial de Estados Unidos al Acuerdo de París.

El país había hecho efectivo su retiro en 2020 durante el Gobierno del expresidente Donald Trump, que también había decidido desligarse del Consejo de Derechos Humanos y la Organización Mundial de la Salud. Esas medidas han sido revertidas por el nuevo Gobierno de Joseph R. Biden.

“Nos unimos de nuevo al esfuerzo climático internacional con humildad y con ambición. Humildad al saber que perdimos cuatro años en los que Estados Unidos estuvo fuera de la mesa, humildad en saber que ningún país o continente está haciendo lo que debe hacer, pero también ambición, al saber que el Acuerdo de París solamente no hará lo que la ciencia nos pide que hagamos ahora“, aseguró John Kerry, el ahora enviado especial de Estados Unidos para el Clima y quien fue encargado de firmar oficialmente el Acuerdo de París en la sede de Naciones Unidas en Nueva York en 2016 cuando era Secretario de Estado.

Kerry firmó el pacto junto a su pequeña nieta, en un acto emblemático que quedó captado en una fotografía. Para el titular de la ONU, el Acuerdo es precisamente un “pacto” con nuestros descendientes y toda la humanidad.

“Es la carrera de nuestras vidas. Debemos ir mucho más rápido y más lejos”, dijo, asegurando que los países tienen el poder de construir un futuro de energía renovable y verde con infraestructura que protege a las personas y al planeta y asegura la prosperidad para todos.

Kerry, dijo que era “absolutamente posible” todavía mantener el aumento de la temperatura global a 1,5 grados Celsius, lo determinado como máximo para evitar consecuencias catastróficas por los científicos internacionales.

“Necesitamos reducir las emisiones globales a la mitad para 2030; necesitamos hacer obsoleto el carbón, 5 veces más rápido; necesitamos aumentar la cobertura de árboles, 5 veces más rápido; tenemos que aumentar la energía renovable, 6 veces más rápido; necesitamos hacer la transición a vehículos eléctricos a un ritmo 22 veces más rápido. ¿Entienden lo que quiero decir? Todo tiene que hacerse con el mayor sentido de urgencia y determinación de que necesitamos ganar esta batalla”, expresó el enviado especial.

 Compromisos sin cumplir

“Cuando celebramos el reingreso de Estados Unidos a este tratado, también reconocemos su restauración, en su totalidad, como pretendían sus creadores”, expresó António Guterres.

Guterres resaltó que a pesar de que el Acuerdo es un logro histórico, los compromisos asumidos hasta ahora no suficientes, ni siquiera se están cumpliendo y las señales de advertencia están por todas partes.

“Los seis años desde 2015 han sido los seis años más calurosos registrados; los niveles de dióxido de carbono están en niveles récord; incendios, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos, los acontecimientos están empeorando en todas las regiones. Si no cambiamos de rumbo, podríamos enfrentar un aumento catastrófico de temperatura de más de 3 grados este siglo. Este año es fundamental”, recalcó.

Este año se realizará la 26ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow, Reino Unido. El titular de la ONU la ha llamado una reunión “definitiva”.

“Los gobiernos tomarán decisiones que determinarán el futuro de las personas y el planeta”, dijo.

Por su parte, Kerry dijo que Estados Unidos tampoco puede hacerlo solo, pero que China, el mayor emisor, así como India, Rusia, Japón y los 17 países que más producen emisiones de gases de efecto invernadero deben unirse y llegar con planes reales a Glasgow.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here