El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este sábado que retrasará por dos semanas el inicio del plan de deportaciones masivas contra familias indocumentadas que pretendía iniciar este domingo. 

Según el mandatario el operativo fue retrasado para que republicanos y demócratas encuentren una solución política a esta situación.

“A petición de los demócratas, he postergado el Proceso de traslado de inmigración Ilegal dos semanas para ver si demócratas y republicanos pueden reunirse y encontrar una solución a los problemas de asilo y en la frontera sur”, dijo Trump en una rueda de prensa. 

Para este domingo estaba previsto iniciar la búsqueda de al menos 2,000 familias que recibieron la orden de deportación o que no asistieron a su citación judicial en al menos diez ciudades de Estados Unidos. 

Nueva York, Miami, Houston, Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Atlanta, Baltimore y Denver, era las ciudades donde se comenzaría aplicar el plan de deportación masiva de Trump. 

El pasado miércoles, el director en funciones del  Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), dijo que su institución envió en febrero de este año, cartas en las que explicaba a esas familias que habían sido sometidas a un juicio, que quedaron sujetas a órdenes de deportación y que tenían que cooperar con las autoridades migratorias o abandonar el país de forma voluntariamente.

De acuerdo con las declaraciones del funcionario, la ola masiva de deportación enviará “un mensaje poderoso” a las personas de los países del Triángulo Norte de Centroamérica para que no migren hacia Estados Unidos. “No vengan, no se arriesguen”, afirmó Morgan.

Durante el anuncio de su campaña presidencial, Donald Trump prometió seguir deportando a millones de indocumentados, algo que esta semana ha dejado claro y lo que han aumentado el miedo entre la población migrante indocumentada que vive en Estados Unidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here