Los manifestantes irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos el miércoles para detener la certificación del Colegio Electoral de Joe Biden como el próximo presidente de los Estados Unidos. La medida abrumó a la Policía del Capitolio, que evacuó a los miembros del Congreso cuando la violencia se intensificó y una persona murió.

El Senado y la Cámara planean reanudar el conteo electoral a las 8 pm ET del miércoles.

Los miembros del Congreso de ambos partidos imploraron al presidente Donald Trump que use su influencia en Twitter para sofocar la violencia. Una persona fue tratada por una herida de bala en el Capitolio, dijo un paramédico de Washington DC a la afiliada local de Fox News. NBC citó a varias fuentes que dijeron que la mujer había muerto; el Washington Post también informó que la víctima del disparo había muerto.

Trump, quien le había dicho a la multitud de manifestantes en un mitin matutino que nunca admitiría, pareció capitular ante los críticos que dijeron que había alimentado a los insurgentes y luego les dijo a sus partidarios que “se fueran a casa en paz”.

“Esta fue una elección fraudulenta”, dijo en un video tuiteado a las 4:17 pm ET, “pero no podemos hacer el juego a estas personas”.

Pero el presidente fue castigado por decirle a sus partidarios: “Los amamos. Son muy especiales”.

El presidente electo Biden dijo en una transmisión televisada casi al mismo tiempo que el caos que se desarrollaba en Capitol Hill era “desorden, no disidencia”. Dijo que la democracia del país ha sido objeto de un asalto sin precedentes y describió el caos del miércoles como una “exhibición espantosa”.

“Las escenas de caos en el Capitolio no reflejan un verdadero Estados Unidos o quiénes somos”, dijo Biden. “Estados Unidos es mucho mejor de lo que vemos hoy”.

Biden instó repetidamente a Trump a “dar un paso al frente” para calmar la capital de la nación.

Cuando las autoridades ingresaron al complejo del Capitolio, un reportero de CNN dijo que la policía estaba sacando a los alborotadores de las escaleras en el lado este del Capitolio, y que muchas personas en la multitud abandonaban el área. Poco antes de las 6 pm, las fuerzas del orden le dijeron a los reporteros en la escena que el edificio del Capitolio es seguro.

Antes de que entrara en vigor el toque de queda a las 6 pm en DC, muchos de los alborotadores se burlaron de los medios de comunicación y la policía cuando se alejaron. El alcalde de DC dijo que podrían enfrentar un arresto si están en las calles durante la noche.

El representante estadounidense Charlie Crist, un demócrata de Florida, pidió la destitución del presidente Trump después de que la mafia se abrió paso en el Capitolio de los Estados Unidos.

“La Enmienda 25 permite la destitución de un presidente. Es hora de destituir al presidente”, tuiteó.

Crist agregó: “La diseminación de retórica violenta y desinformación peligrosa antes y después de la victoria del presidente electo Joe Biden en noviembre sentó las bases para este ataque a nuestra democracia”.

El jefe de la Asociación Nacional de Fabricantes pidió al vicepresidente Mike Pence que considere destituir a Trump de su cargo por incitar a los disturbios que se vieron en el Capitolio el miércoles.

Jay Timmons, el presidente y director ejecutivo del NAM que una vez trabajó como asistente del Congreso republicano , criticó a los “manifestantes violentos armados que apoyan la afirmación infundada del presidente saliente (sic) Trump de que de alguna manera ganó una elección que perdió abrumadoramente”.

“A lo largo de todo este repugnante episodio, Trump ha sido aclamado por miembros de su propio partido, lo que ha aumentado la desconfianza que ha encendido la ira violenta. Esto no es la ley y el orden. Esto es el caos. Es el gobierno de la mafia. Es peligroso. Esto es sedición y debe tratarse como tal “, dijo Timmons en un comunicado difundido por la asociación.

El senador Josh Hawley, republicano de Missouri y uno de los líderes de una coalición de una docena de senadores que planeaba oponerse a la confirmación de Biden como el presidente número 46, dijo en un comunicado el miércoles por la tarde que “la violencia debe terminar, aquellos que Atacó a la policía y violó la ley debe ser procesado, y el Congreso debe volver a trabajar y terminar su trabajo “.

Otros partidarios de Trump se retiraron a medida que se intensificaban los disturbios. Mick Mulvaney, exjefe de gabinete del presidente, dijo que Trump “puede detener esto ahora y tiene que hacer exactamente eso. Dígale a esta gente que se vaya a casa”.

El vicepresidente Mike Pence, quien se había enfrentado con Trump por su papel de presidir el conteo del Colegio Electoral, también imploró a los manifestantes que abandonaran el Capitolio en una publicación en Twitter.

Washington, DC, la alcaldesa Muriel Bowser había pedido anteriormente a la Guardia Nacional que proporcionara control de multitudes en su ciudad; pero debido a que el Distrito no es un estado, Bowser no tiene la misma autoridad que un gobernador para activar la Guardia Nacional. Esa solicitud tendría que provenir de la Casa Blanca.

Se llamó a la Guardia Nacional para ayudar a calmar a la multitud, por orden de Trump, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, y agregó: “Reiteramos el llamado del presidente Trump contra la violencia y permanecer en paz”.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, ordenó a su policía estatal que ayudara a la Policía Metropolitana de DC a poner fin a la violencia en el Capitolio. El Departamento de Policía del Condado de Montgomery (Maryland), en respuesta a una petición de ayuda de la policía de DC, envió a 53 agentes tácticos a DC esta tarde para ayudar a sofocar los disturbios.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, envió miembros de la Guardia Nacional de Virginia y 200 policías estatales de Virginia a DC para ayudar a restablecer el orden.

Las amenazas de violencia se extendieron el miércoles en Washington, DC

Se encontró un artefacto explosivo en la sede del Comité Nacional Republicano en Washington, y se evacuó la cercana sede del Comité Nacional Demócrata, informó The New York Times. El dispositivo encontrado en el RNC fue una bomba de tubo que fue destruida por un escuadrón de bombas, según un funcionario del RNC.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dijeron que el dispositivo ya no era una amenaza el miércoles por la tarde.

Los partidarios de Trump salieron a las calles en varias ciudades de todo el país, incluida Georgia, donde los demócratas ganaron dos carreras de segunda vuelta , según los resultados electorales no oficiales. Sus victorias dividen la cámara en partes iguales entre los dos partidos políticos principales. En votaciones empatadas, la vicepresidenta electa Kamala Harris emitirá los votos decisivos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here