Hacer las inmunizaciones un requisito será decisión de cada país o empresa, pero según la agencia de salud de las Naciones Unidas es vital asegurarse de que las personas tengan toda la información correcta sobre su efectividad y seguridad para que puedan tomar una decisión personal sobre si aplicarse la vacuna. Los expertos explican que en algunas situaciones, como la de algunos trabajadores de salud, si es posible que haya una “fuerte recomendación” de vacunarse.

Las personas deben tener a su disponibilidad toda la información sobre las vacunas para protegerse del COVID-19 y tener la libertad de tomar una decisión sobre inmunizarse o no, a menos que se encuentren en circunstancias muy específicas, aseguraron tres expertos de la Organización Mundial de la Salud este lunes.

Ryan agregó que sin embargo es necesario tener en cuenta que habrá ciertas circunstancias en donde la “única decisión correcta es vacunarse”. La doctora Katherine O’Brien explicó que se trata de el caso de algunos trabajadores de salud.

O’Brien dijo que en algunos países con las vacunas pediátricas obligatorias en el contexto escolar se ha tenido éxito en garantizar la cobertura extensa de inmunización para los niños, pero en este caso las vacunas COVID-19 serán para los adultos.

“Consideramos que es mejor alentar y facilitar las vacunaciones sin que sean obligatorias”, dijo.

“No tenemos experiencia hasta ahora en el caso de los adultos, pero creemos que es mucho mejor trabajar con campañas de información, para hacer accesible la vacuna para aquellos grupos prioritarios que deben ser vacunados primero, ya que no tenemos suficientes para vacunar a toda la población”, explicó la también doctora Mariangela Simao, directora adjunta sobre Acceso a Medicinas, Vacunas y Fármacos de la Organización.

Simao recalcó que las regulaciones dependerán de cada país, pero que la posición de la OMS es que la estrategia de informar al público es la que funciona mejor.

La responsabilidad individual

Michael Ryan dijo que también era necesario que cada persona se cuestione sobre la responsabilidad individual versus los requerimientos de la ley.

“Lo que como individuos podemos hacer para protegernos a nosotros mismos y a las personas a nuestro alrededor. Si vivo solo en una isla desierta probablemente no necesite la vacuna, no lo sé, pero si voy a visitar a mi abuela en un hogar de ancianos, ¿sería responsable de mi parte ir allá donde hay muchas personas mayores sin estar vacunado? Tenemos que hacernos esas preguntas, cuando lo hacemos aparecen las respuestas correctas, y evitamos preguntas sobre la ley y una naturaleza obligatoria de las vacunas”, recalcó el director de emergencias.

“La gente está exigiendo estas vacunas. La gente las quiere distribuidas de manera cuidadosa y segura y todos en la OMS estamos trabajando muy duro para que eso suceda alrededor del mundo y para darle a las personas las garantías necesarias”, explicó.

El experto resaltó que la historia de las vacunas es una historia de buenas noticias, es la victoria de los humanos contra un enemigo microscópico.

La llegada de las vacunas a los países

El director de la Organización Mundial de la Salud instó una vez más a los países a no olvidarse de los más vulnerables a la hora de distribuir las inmunizaciones.

“A medida que los países planean lanzar vacunas en las próximas semanas y meses, los instamos a dar prioridad a la vacunación de los más necesitados, según el Marco de valores y la Hoja de ruta para la priorización de la población emitida por el Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización de la OMS. Estos documentos proporcionan recomendaciones sobre quién debe ser considerado para la vacunación en primer lugar y establecen los valores que informan esas recomendaciones”, expresó.

Tedros Adhanom Gebreyesus dijo que sabía que no se trata de una decisión fácil pero que la vacunación de los trabajadores de la salud que corren un alto riesgo de infección ayudará a protegerlos a ellos y al sistema de salud.

“Las personas con mayor riesgo de enfermedad grave o muerte como resultado de la edad también son un grupo de alta prioridad porque protegerlas reducirá las enfermedades graves y la muerte y aliviará la carga de los sistemas de salud”, dijo.

A medida que aumenta la oferta, agregó, los siguientes grupos incluirían a aquellos que tienen un mayor riesgo de enfermedad grave debido a sus afecciones subyacentes y los grupos marginados con mayor riesgo.

“En las etapas iniciales de implementación, con solo una pequeña proporción de la población de un país inmunizada, es vital que los gobiernos, las comunidades y las personas continúen utilizando herramientas comprobadas de salud pública”, alertó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here