En su primera sesión informativa al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Hans Grundberg indicó que “no será fácil la reanudación de un proceso de transición política pacífico, inclusivo, ordenado y dirigido por los yemeníes, que satisfaga las legítimas demandas y aspiraciones del pueblo yemení, según el mandato de este Consejo. No hay victorias rápidas”, apuntó.

Grundberg subrayó que, tras seis años de conflicto ininterrumpido en Yemen, el centro de la confrontación militar ha cambiado y los combatientes se han turnado en la ofensiva.

“Desde principios de 2020, la atención se ha centrado en la ofensiva sostenida de [el grupo] Ansar Allah en la provincia de Marib, en la que han perdido la vida miles de jóvenes yemeníes”, denunció.

En cambio, destacó una disminución notable de las violaciones del alto el fuego en la ciudad de Hodeida, situada al oeste del país,  aunque señaló que las hostilidades en los distritos del sur de la provincia “son especialmente preocupantes”.

El diplomático sueco también calificó de “muy inquietante” la situación que se vive en las provincias del sur, donde se han producido repuntes periódicos de violencia.

“Los servicios básicos y la economía se han deteriorado hasta llegar a un punto crítico. La aplicación del Acuerdo de Riad continúa afrontando retos, y el gobierno no está desempeñando sus funciones desde Adén”, enfatizó.

Al mismo tiempo, recordó que el conflicto en Yemen “traspasa las fronteras” y que amenaza la seguridad regional y las rutas marítimas internacionales.

Se ha de respetar la libertad de circulación de los yemeníes

Ante las graves limitaciones a libertad de desplazamiento y de circulación de bienes esenciales que sufren los yemeníes, reiteró la inalterable posición de la ONU: ambas condiciones deben permitirse.

“Deben abrirse las carreteras para que las personas y las mercancías puedan entrar y salir de Taiz. El aeropuerto de Sana’a debe abrirse al tráfico comercial. Deben suavizarse las restricciones a la importación de combustible y mercancías a través del puerto de Hodeida”, solicitó, y pidió una estrecha coordinación entre los miembros de la ONU, la comunidad internacional y las partes en conflicto.

Grundberg denunció que el proceso de paz está paralizado “desde hace demasiado tiempo” y que los actores del conflicto no han discutido ningún acuerdo global desde 2016 dejando a los yemeníes “atrapados” en una guerra indefinida y “sin un camino claro hacia adelante”.

El enviado especial inicia su ronda de consultas

Con relación a sus próximas actuaciones, el enviado especial explicó que viajará en breve a Riad, la capital de Arabia Saudita, donde se reunirá con el presidente Hadi y otros miembros de su gabinete.

Asimismo, también espera reunirse con los dirigentes de Ansar Allah y otros actores en Saná, la capital del país, así como con líderes regionales en Riad, Mascate, Abu Dhabi, Kuwait, Teherán, El Cairo y en otros lugares.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here