El boxeador Félix Verdejo se entregó a las autoridades federales este domingo, después del hallazgo del cuerpo de su exnovia Keishla Rodríguez, quien  llevaba días desaparecida en Puerto Rico.

La Fiscalía General anunció el domingo por la noche que Verdejo estaba siendo acusado de secuestro y robo de auto, que resultó en un asesinato y en la muerte intencional de un bebé en el vientre de su madre antes de nacer.

 En una denuncia penal presentada por el FBI se acusa a Verdejo de golpear a Keishla Rodríguez en el rostro e inyectarle con una jeringa una sustancia no identificada que adquirió en un complejo de viviendas públicas.

En el mismo documento se asegura que se está evaluando si se pide la pena de muerte como castigo para el acusado.

 En la acusación se señala que posteriormente Verdejo ató a la víctima de pies y manos y le amarró un bloque pesado antes de arrojarla desde un puente el jueves a las 8:30 am.

Después, el boxeador le disparó al cuerpo de Rodríguez desde el puente, señala la denuncia.

 El documento asegura que un testigo, el cual no fue identificado, ayudó a Verdejo a secuestrar y asesinar a Rodríguez.

El Instituto de Ciencias Forenses de Puerto Rico confirmó este domingo que el cuerpo encontrado en la laguna San José corresponde al de Keishla Rodríguez, la joven reportada como desaparecida el jueves en la isla.

Alrededor de las dos de la madrugada del sábado, la familia de Rodríguez recibió una llamada en la que se les informaba del hallazgo del cuerpo de una mujer veinteañera con cabello rubio y un tatuaje de un diamante en el cuello cerca del puente Teodoro Moscoso. Poco después fue comunicado el hallazgo del vehículo de la joven, un Kia Forte, en el municipio de Canóvana.

 Las autoridades locales sospechan de Verdejo, con quien la joven mantuvo una relación sentimental durante 11 años; según indicó su familia, Rodríguez estaba embarazada, y el boxeador la amenazó supuestamente para que abortara.

La madre de la joven fallecida, Keila Ortiz Rivera, dijo a Noticias Telemundo cuando todavía no se había producido el hallazgo del cuerpo de su hija que creía que el boxeador sabe lo que pasó. “Que hable y que diga, que él sabe. Él sabe que yo sé. Que hable”, dijo.

La policía acudió la pasada noche a la residencia de la madre del boxeador, donde se incautó de una camioneta Dodge Durango negra que pertenecía supuestamente a éste. El vehículo fue presuntamente captado por cámaras de seguridad cerca del puente Teodoro Moscoso el jueves.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here