Un día como hoy (18 de enero de 1867), pero de hace 154 años, nace Félix Rubén García Sarmiento, mundialmente conocido como Rubén Darío.

El Príncipe de las Letras Castellanas nació en Metapa, hoy Ciudad Darío, en el departamento de Matagalpa, Nicaragua, y es el máximo representante del movimiento literario “El Modernismo”.

Sobre este movimiento, “aunque es una corriente de origen europea (…) su consagración fue en Latinoamérica (…)”. En España, el inicio del Modernismo siempre se le atribuye a la publicación en 1888 del libro de cuentos y poemas del nicaragüense: “Azul”, indica el portal web de las Bibliotecas de la Comunidad de Madrid.

A continuación, te compartimos cinco textos de Darío representativos del Modernismo.

Marcha Triunfal

Se encuentra en el libro “Cantos de Vida y Esperanza” publicado en 1895.

Es la “consolidación de la estética modernista” del autor, considera Andrea Imaginario, especialista en artes, literatura comparada e historia. Según Imaginario, en las líneas de Marcha Triunfal, Darío construye la imagen de un ejército glorioso, con espíritu libertados, donde se pueden encontrar referencias mitológicas, históricas y culturales.

“Los áureos sonidos
anuncian el advenimiento
triunfal de la Gloria;
dejando el picacho que guarda sus nidos,
tendiendo sus alas enormes al viento,
los cóndores llegan. ¡Llegó la victoria!”

A Margarita Debayle

Es la propuesta literaria del autor para los niños, escrito durante su estancia en la casa veraniega de la familia Debayle. Una niña, de nombre Margartita le pidió a Rubén que le recitara un cuento: se trata de una obra rica es musicalidad, referencias exóticas y legendarias, afirma Imaginario.

“Este era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha de día
y un rebaño de elefantes,
un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita, como tú”.

 Sonatina

Incluido en “Prosas profanas y otros poemas” de 1896. “El poeta trasluce el espíritu ensoñador y evasivo frente al mundo concreto”, una característica primaria del Modernismo.

“¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal”.

Venus

Forma parte de su obra más famosa: “Azul”. Es un soneto escrito en verso arte mayor donde el autor elude, principalmente, al amor incierto.

“A mi alma enamorada, una reina oriental parecía,
que esperaba a su amante bajo el techo de su camarín,
o que, llevada en hombros, la profunda extensión recorría,
triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín”.

 A Colón

Rubén Darío escribió este poema en homenaje al cuarto centenario del descubrimiento de América y hace referencia al conflicto latinoamericano, consecuencia del descubrimiento. “Reúne la crítica histórica con la del presente, la idealización del mundo prehispánico y la referencia a los valores de la Revolución Francesa”, indica la experta en literatura comparada.

“Al ídolo de piedra reemplaza ahora
el ídolo de carne que se entroniza,
y cada día alumbra la blanca aurora
en los campos fraternos sangre y ceniza”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here