La crisis en Venezuela ha sido uno de los temas centrales de las reuniones este lunes en el Vaticano del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien conversó por 40 minutos con el papa Francisco.

El líder de la diplomacia estadounidense, quien se reunió también con el número dos del Vaticano, el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, y el arzobispo Paul Gallagher, quien maneja las relaciones exteriores de la Santa Sede, analizó con ellos la situación en Venezuela así como en Siria, Líbano, Bielorrusia y Etiopía, informaron fuentes estadounidenses.

“Les reiteró el apoyo de Estados Unidos al retorno a la democracia en Venezuela y nuestro deseo de ayudar al pueblo venezolano a reconstruir su país”, aseguró a la prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

La iglesia católica juega un papel clave en Venezuela, donde la administración del demócrata Joe Biden ha adoptado un enfoque más discreto con respecto al del ex presidente Donald Trump, quien impuso amplias sanciones y amenazó con deponer a la fuerza al presidente Nicolás Maduro.

Estados Unidos considera “urgente y necesario” un diálogo amplio en Venezuela con miras a celebrar elecciones libres y justas, aunque la administración Biden ha mantenido la postura de Trump de que Maduro es ilegítimo y sigue respaldando al líder opositor Juan Guaidó.

En resumen Estados Unidos apoya una salida negociada a la crisis política en Venezuela, pero sigue manteniendo la presión económica y diplomática sobre Maduro hasta que el país sudamericano celebre comicios transparentes.

Blinken también discutió en el Vaticano de temas de interés común, entre ellos la migración, el cambio climático y la campaña de vacunación mundial contra el covid-19, informó la misma fuente.

El jefe de la diplomacia estadounidense abordó igualmente el delicado tema de “los derechos humanos y la libertad religiosa” en China, el cual había generado tensiones inéditas con el ex presidente Donald Trump.

Reunión de 40 minutos

Durante la reunión con Blinken, el papa Francisco también recordó su viaje a Estados Unidos en 2015.

“La audiencia tuvo lugar en un ambiente cordial. Duró unos 40 minutos y fue una oportunidad para que el Papa recordara el viaje que realizó en 2015 y expresara su cariño y atención al pueblo de los Estados Unidos de América”, aseguró a la prensa el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni.

Se trató de la primera reunión del pontífice con un alto representante del equipo presidencial de Joe Biden, el segundo presidente católico de la historia de ese país, lo que deberá dar inicio a una nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y el Vaticano tras los cuatro años de tensiones con Trump.

Antes del encuentro con el papa Blinken visitó la Capilla Sixtina acompañado por una guía y recorrió parte del palacio apostólico.

Pese a que el presidente Biden es el segundo mandatario católico después de John F. Kennedy (1961-1963), la iglesia católica estadounidense, muy dividida, ha comenzado una ofensiva para privar de la comunión a los líderes políticos que apoyan el aborto, entre ellos el mismo Biden.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here