El tiempo se ha cumplido sin noticias positivas.

 Las autoridades indonesias informaron de que el submarino desaparecido tenía oxígeno suficiente para sus 53 tripulantes hasta las tres de la tarde (hora de la Coste Este) del viernes. Y eso en caso de haber sobrevivido a su hundimiento en aguas quizá demasiado profundas para resistir la presión. Pero hasta ahora no ha sido hallado.

El KRI Nanggala-402 desapareció el miércoles por la mañana después de ensayar un simulacro de torpedo a unas 60 millas (96 kilómetros) al norte de la isla de Bali. Un helicóptero detectó más tarde una mancha de aceite cerca de la posición de partida de la inmersión, según informó la Marina indonesia.

 En un principio la Armada dijo que creía que el buque, de 44 años de antigüedad, se había hundido a más de 2,000 pies; cualquier profundidad superior a 1,640 pies podría ser fatal. Pero las esperanzas aumentaron a última hora del jueves cuando se descubrió el elemento fuertemente magnético entre 164 y 328 pies bajo el agua.

La Marina indonesia envió este viernes dos buques y varios helicópteros para rastrear esa zona.

 El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, dijo en Twitter el jueves que Estados Unidos estaba “enviando activos aéreos para ayudar en la búsqueda” por invitación del Gobierno indonesio.

Singapur, Malasia, India y Australia también han enviado barcos o aviones para ayudar en la búsqueda. Se unieron a los 24 barcos indonesios y a un avión de patrulla que se movilizaron para la búsqueda el viernes, centrándose en la zona donde se encontró la marea negra tras la desaparición del submarino.

El Nanggala fue construido en Alemania y se incorporó a la flota indonesia en 1981. Se sometió a una remodelación en Corea del Sur que se completó en 2012 y se dijo que el buque estaba en buenas condiciones, según la agencia de noticias Reuters.

 Incluso si el submarino fuera localizado, el rescate de la nave y su tripulación será un reto, dijo a NBC News Frank Owen, director del Instituto de Submarinos de Australia.

“Sabemos que el submarino es viejo, sabemos que tiene un índice de profundidad de 250 metros, lo que significa que probablemente podría sobrevivir hasta 400-500 metros (1,300-1,600 pies)”, dijo, añadiendo que el buque estaba en aguas de 700 metros (2,300 pies) de profundidad.

 Owen, que no está trabajando en el intento de rescate, dijo que encontrar el submarino de una pieza solo sería posible si hubiera logrado permanecer suspendido en el agua.

 “Un submarino que pierde la propulsión significa que no puede volver a la superficie. Además, podría estar a demasiada profundidad como para que la introducción de aire en los tanques tuviera algún efecto en términos de flotabilidad. Así que podría estar en medio del agua y no poder utilizar ninguna energía eléctrica”, dijo.

“Pero el pronóstico no es realmente bueno”, añadió.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here