Luego de casi dos semanas desde que el huracán María golpeó severamente a Puerto Rico, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitó la isla este martes.

Se reunió con las autoridades puertorriqueñas y los equipos de rescate que trabajan en lo que ha sido catalogado como la mayor catástrofe natural de la historia moderna de Puerto Rico.

Pero algunas de las palabras de Trump sobre la situación en la isla, donde murieron 16 personas y miles quedaron sin hogar, parecían desestimar la emergencia.

El presidente insinuó que la devastación que sufre la isla no es si quiera cercana a la vivida en sur de Estados Unidos en 2005, cuando el huracán Katrina causó más de 1.800 muertes.

“Toda muerte es horrible, pero si ustedes se fijan en un verdadero desastre como (el huracán) Katrina, y se fijan en los cientos y cientos y cientos de personas que murieron, y miran lo que pasó aquí, con una tormenta que fue realmente abrumadora, nadie ha vuelto a ver algo como eso“, señaló.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here