Marín Vizcarra, ha aceptado la dimisión del presidente del Consejo de Ministros, que asumió el cargo el pasado 2 de abril

Desde el mediodía del viernes, el Gabinete del presidente peruano, Martín Vizcarra, es fuente de rumores ante los cambios que se deben producir en el Gobierno tras la renuncia del primer ministro, César Villanueva, quien asumió el cargo el 2 de abril del año pasado. La dimisión del también presidente del Consejo de Ministros se produce tras al menos tres meses de críticas —incluso de congresistas del partido gobernante— y malas cifras de aprobación en las encuestas.

Según Ipsos Perú, en los sondeos de enero y febrero, Villanueva, de 72 años, obtuvo un 27% de aprobación y, de acuerdo a Datum, pasó del 36% en febrero al 26% en marzo. Tampoco las cifras de popularidad de Vizcarra pasan por su mejor momento. Desde diciembre están en descenso, según las tres principales encuestadoras, incluido el Instituto de Estudios Peruanos. El más reciente sondeo, difundido este miércoles por Datum, indica que un 56% de peruanos respalda la gestión del presidente.

La gerente de Datum, Urpi Torrado, atribuye la baja aprobación del mandatario a que “no hay avances en otros rubros de interés como el crecimiento económico o la reconstrucción del norte”, dijo el jueves en la emisora Radioprogramas.

Las lluvias que han afectado nuevamente a la costa desde febrero y han generado más de 13.000 afectados y 51 muertos, se han convertido en un flanco de ataques para el Ejecutivo. Una situación similar a la que vivió su predecesor Pedro Pablo Kuczynski cuando entre enero y marzo de 2017, importantes infraestructuras y más de 45.000 viviendas de seis regiones de la costa norte y central colapsaron por las fuertes lluvias que ocasionó el fenómeno climático conocido como El niño costero.

En abril de ese año, el Gobierno de Kuczynski lanzó un plan llamado Reconstrucción con cambios con más de 7,7 millones de dólares de presupuesto, pero la burocracia de los Gobiernos regionales y las investigaciones por corrupción a las principales empresas constructoras contribuyeron al poco avance de las obras y al malestar de la población.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here