El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostuvo una conversación virtual con su homologo chino, Xi Jin Ping, durante la reunión el tema central fue la invasión rusa y el posicionamiento del gigante asiático.

China que hasta ahora no había hecho muchos comentarios sobre el conflicto, admitió que era algo que “no hubiese querido ver”, e insta a Estados Unidos a trabajar juntos por la Paz Mundial, “No solo debemos encauzar relaciones por el camino correcto, sino también compartir responsabilidades internacionales y trabajar por la tranquilidad y la estabilidad mundial”.

La conversación que duró alrededor de dos horas, rondó la invasión rusa y el enigmático rol que hasta ahora ha jugado Beijing, con el temor occidental de que termine siendo la llave de Moscú para sobrellevar las sanciones económicas impuestas por la alianza Estados Unidos-Europa. En este sentido, el Gobierno chino ya se había adelantado más temprano, avisando que no permitiría que Washington usara sus empresas o ciudadanos para forzarlo en una determinada postura.

Este contacto remoto entre los líderes es el primero oficial desde el cónclave de noviembre –el cuarto desde que inició la Administración de Biden. Al respecto, Xi le remarcó a Biden que el panorama mundial se ha modificado mucho desde aquella charla.

“Los hechos muestran de nuevo que los países no deberían llegar al extremo de encontrarse en el campo de batalla. El conflicto y la confrontación no le interesan a nadie, y lo que más debería atesorar la comunidad internacional es la paz y la seguridad”, exclamó.

Este encuentro fue útil para darle “continuidad” al diálogo que comenzó el pasado lunes en Roma entre Jake Sullivan –asesor de seguridad nacional de Biden– y Yang Jiechi –director de la Oficina de la Comisión de Asuntos Exteriores china–, el cual fue considerado “duro e intenso”.

El último jueves, el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, manifestó que Biden “dejará en claro que China tendrá responsabilidad en cualquier medida que tome para apoyar la agresión de Rusia” y que le advertirá las represalias a las que se enfrenta.

Sin embargo, los castigos económicos que se le han impuesto a Moscú no se pueden traspasar a China, máximo exportador del mundo y segunda economía global, por las catastróficas consecuencias que podría generar en el equilibrio financiero estadounidense y de los demás países.

A lo largo de estos 23 días desde el inicio del ataque ruso, Beijing evitó sistemáticamente emitir una condena firme sobre la postura del presidente Vladimir Putin y, a pesar de defender “la soberanía territorial” ucraniana, afirmó que Moscú tiene “preocupaciones defensivas lógicas” y le achacó un grado de responsabilidad a Washington.

Por otro lado, China desechó cualquier posibilidad de brindarle apoyo militar a Rusia a pesar de su estrecha alianza estratégica y desmintió que Moscú se lo haya pedido, tal como citaban medios estadounidenses.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here