El papa Francisco ofreció una misa reducida para conmemorar el Domingo de Ramos, el primer día de la Semana Santa cristiana previa a la Pascua.

 Como el año pasado, Francisco dirigió la celebración dentro de la Basílica de San Pedro frente a una pequeña multitud socialmente distanciada debido a la pandemia de coronavirus, informó el sitio web de prensa oficial de la Santa Sede, Vatican News. Millones vieron el evento a través de la televisión, transmisiones de radio y transmisión en vivo

 “Pidamos la gracia de asombrarnos”, dijo Francisco en su homilía, argumentando que “una vida cristiana sin asombro se vuelve monótona y lúgubre”. “Tenemos que ir más allá de la admiración a Jesús”, agregó, invitando a los cristianos a “seguir sus pasos, dejarse desafiar por él; pasar de la admiración al asombro”.

 El pontífice concluyó sus comentarios invitando a orar por las víctimas de una explosión frente a una iglesia católica en la ciudad de Makassar, Indonesia, el domingo por la mañana. Catorce personas fueron hospitalizadas con heridas en lo que la policía indonesia calificó de atentado suicida.

Italia, el primer país europeo afectado por la pandemia el año pasado, se enfrenta a una tercera ola de infecciones y estará sujeto a un confinamiento nacional del 3 al 5 de abril.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here