Los grupos armados organizados que operan en la frontera entre Colombia y Venezuela, sobre todo en la parte que colinda con la zonas rural y metropolitana de Cúcuta y con Tibú, han escalado los enfrentamientos en su disputa por el control de la economía ilícita y el territorio, generando el desplazamiento de más de un millar de personas en las últimas seis semanas, señaló la Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA).

De acuerdo con los datos de un nuevo informe, en lo que va de 2020 se han cometido cinco masacres, tres de ellas en julio, cuatro líderes sociales han sido asesinados y se han registrado cinco desplazamientos masivos de población, tres de lo cuales se originaron desde Venezuela.

El documento indica que esto ha ocurrido pese a que la Defensoría del Pueblo había advertido en una alerta temprana del “grave riesgo de la población civil por posibles enfrentamientos entre miembros del ELN y el grupo armado los Rastrojos, así como combates de estos con el Ejército Colombiano, generando afectaciones en civiles por quedar en medio del fuego cruzado”.

Las personas desplazadas este año hasta el momento suman 1019 e incluye a 325 venezolanos, además de 82 indígenas Wayúu y 45 adultos de la tercera edad.

OCHA señaló que entre los desplazados más vulnerables se cuentan los niños y adolescentes, que representan el 34% del total. También especificó que el 26% de los desplazados son mujeres.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here