La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) urgió este viernes a todos los Estados a liberar a todos los refugiados y solicitantes de asilo que están detenidos ilegal y arbitrariamente y que sufren un riesgo elevado de contagiarse de COVID-19.

“Los refugiados que huyen de la guerra y la persecución no deben ser castigados o criminalizados simplemente por ejercer su derecho humano fundamental a solicitar asilo. Las medidas para hacer frente a la pandemia no justifican que se les detenga cuando llegan a un país. Esto no solo empeora la miseria de las personas que de por sí ya están sufriendo, sino que también socava los esfuerzos para limitar la propagación del virus”, expresó en un comunicado la Alta Comisionada asistente de la Agencia.

ACNUR acogió con beneplácito las medidas positivas de varios países que han liberado refugiados y solicitantes de asilo durante la pandemia.

“Tales esfuerzos demuestran la viabilidad de las alternativas basadas en la comunidad y proporcionan un plan para desarrollar nuevos enfoques basados en los derechos humanos para recibir refugiados y solicitantes de asilo”, aseguró la agencia en un comunicado.

Condiciones deplorables

Sin embargo, advirtió que algunas naciones están utilizando la pandemia como justificación para recurrir a medidas cada vez más regresivas, incluida la detención de refugiados y solicitantes de asilo en mayor número, por períodos largos o arbitrarios o sin acceso al debido proceso.

A ACNUR le preocupa que muchos refugiados y solicitantes de asilo detenidos a menudo se vean obligados a vivir en condiciones de hacinamiento e insalubres, donde no pueden practicar medidas de distanciamiento físico y tienen acceso limitado o nulo a una atención médica adecuada y agua limpia. En algunos centros de detención, las tensiones están por alcanzar el máximo a medida que aumenta la ansiedad de los reclusos sobre su salud y bienestar.

De acuerdo con el derecho internacional, la detención de refugiados y solicitantes de asilo con fines administrativos debe utilizarse como último recurso, en ausencia de alternativas viables y con un propósito legítimo, por ejemplo, para verificar la identidad de una persona, realizar una entrevista preliminar de asilo, cuando existan preocupaciones de seguridad importantes o cuando haya razones sólidas para creer que un individuo huirá.

Además, la detención debe basarse en evaluaciones individuales, estar sujeta a garantías procesales, y de acuerdo con y autorizada por leyes y límites claramente definidos. ACNUR explica que deben establecerse períodos máximos de detención y que los solicitantes de asilo deben ser puestos en libertad en cuanto las justificaciones de su detención ya no sean válidas.

pandemia de COVID-19 no puede ser excusa para encarcelar a refugiados y solicitantes de asilo

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) urgió este viernes a todos los Estados a liberar a todos los refugiados y solicitantes de asilo que están detenidos ilegal y arbitrariamente y que sufren un riesgo elevado de contagiarse de COVID-19.

“Los refugiados que huyen de la guerra y la persecución no deben ser castigados o criminalizados simplemente por ejercer su derecho humano fundamental a solicitar asilo. Las medidas para hacer frente a la pandemia no justifican que se les detenga cuando llegan a un país. Esto no solo empeora la miseria de las personas que de por sí ya están sufriendo, sino que también socava los esfuerzos para limitar la propagación del virus”, expresó en un comunicado la Alta Comisionada asistente de la Agencia.

ACNUR acogió con beneplácito las medidas positivas de varios países que han liberado refugiados y solicitantes de asilo durante la pandemia.

“Tales esfuerzos demuestran la viabilidad de las alternativas basadas en la comunidad y proporcionan un plan para desarrollar nuevos enfoques basados en los derechos humanos para recibir refugiados y solicitantes de asilo”, aseguró la agencia en un comunicado.

Condiciones deplorables

Sin embargo, advirtió que algunas naciones están utilizando la pandemia como justificación para recurrir a medidas cada vez más regresivas, incluida la detención de refugiados y solicitantes de asilo en mayor número, por períodos largos o arbitrarios o sin acceso al debido proceso.

A ACNUR le preocupa que muchos refugiados y solicitantes de asilo detenidos a menudo se vean obligados a vivir en condiciones de hacinamiento e insalubres, donde no pueden practicar medidas de distanciamiento físico y tienen acceso limitado o nulo a una atención médica adecuada y agua limpia. En algunos centros de detención, las tensiones están por alcanzar el máximo a medida que aumenta la ansiedad de los reclusos sobre su salud y bienestar.

De acuerdo con el derecho internacional, la detención de refugiados y solicitantes de asilo con fines administrativos debe utilizarse como último recurso, en ausencia de alternativas viables y con un propósito legítimo, por ejemplo, para verificar la identidad de una persona, realizar una entrevista preliminar de asilo, cuando existan preocupaciones de seguridad importantes o cuando haya razones sólidas para creer que un individuo huirá.

Además, la detención debe basarse en evaluaciones individuales, estar sujeta a garantías procesales, y de acuerdo con y autorizada por leyes y límites claramente definidos. ACNUR explica que deben establecerse períodos máximos de detención y que los solicitantes de asilo deben ser puestos en libertad en cuanto las justificaciones de su detención ya no sean válidas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here