La pandemia de COViD-19 provoca que más del 75% de los refugiados y solicitantes de asilos nicaragüenses pasen hambre y solo puedan comer una o dos veces al día, alertó este viernes la Agencia de la ONU para los Refugiados que teme que esta situación ocasione retornos en condiciones adversas.

Desde el inicio de la crisis sanitaria, el número de refugiados que come una sola vez al día o menos ha crecido hasta un 14% en comparación al 3% antes de la pandemia. Estos datos provienen de una evaluación humanitaria realizada por ACNUR en julio y agosto que busca ayudar a las autoridades costarricenses a atender las necesidades de los más de 81.000 nicaragüenses que buscaron protección internacional en el país.

Actualmente, la mayoría de ellos, un 63%, afirman comer dos veces al día y las comunidades de acogida de refugiados se encuentran en condiciones similares.

El esfuerzo humanitario de Costa Rica

Costa Rica hospeda a casi el 80% de todos los refugiados y solicitantes de asilo nicaragüenses que han huido de las violaciones de derechos humanos y la persecución, y está entre los diez países del mundo que recibieron un mayor número de solicitudes de asilo, más de 59.000.

A esta situación se le suma la imposición de los periodos de cuarentena relacionados con la COVID-19 que están afectando los medios de vida y causando inseguridad al gran número de personas desplazadas forzosamente que dependen de la economía informal en la región.

A finales de julio solo el 59% de las familias refugiadas afirmaron estar recibiendo flujos de ingresos constantes relacionados con el trabajo. Una cifra muy baja en relación con el 93% registrado en el periodo previo a la crisis.

Uno de los efectos de este escenario es que sean desalojados y se queden sin hogar como refleja una encuesta que indica que una quinta parte de los refugiados no saben dónde vivirán el próximo mes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here