En medio de la pandemia por coronavirus, covid-19, se dio a conocer el registro de un nuevo brote de peste negra o peste bubónica en Mongolia y otra en una ciudad de China. Ante la latente preocupación sobre si se puede contagiar de humano a humano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer si en realidad representa un peligro para la humanidad.

La OMS aseguró que se está supervisando de cerca los casos de peste bubónica en China, enfatizando que la situación no representa una gran amenaza y está “bien gestionada”.

“Por el momento no consideramos que haya un riesgo alto, pero estamos supervisando de cerca” la situación, junto a las autoridades chinas y mongolas, indicó una portavoz de la OMS, Margaret Harris, durante una conferencia de prensa en Ginebra.

Se han constatado varios casos de peste bubónica en los últimos días en China. Las autoridades de la ciudad de Bayannur, situada en Mongolia interior, en el norte de China, anunciaron una serie de medidas tras detectarse este fin de semana un caso de esta enfermedad.

El paciente, un pastor, se encuentra en situación estable en un hospital de Bayannur, informó la Comisión de salud de la ciudad el domingo en un comunicado

La comisión prohibió la caza y consumo de animales que puedan transmitir la peste hasta fin de año, en particular las marmotas, y exhortó a los habitantes a informar sobre cualquier roedor muerto o enfermo que encuentren.

Otro caso sospechoso, de un niño de 15 años,fue reportado este lunes en la vecina Mongolia, según la agencia Xinhua.

La semana pasada fueron confirmados otros dos casos en la provincia mongola de Khovd, tratándose de dos hermanos que habían comido carne de marmota.

Unas 150 personas que mantuvieron contacto con los dos hombres fueron puestos bajo cuarentena.

En una nota enviada a los medios de comunicación, la OMS dijo haber sido informada por China “el 6 de julio de un caso de peste bubónica registrado en Mongolia interior”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here