La gobernadora Kathy Hochul ha aprobado una legislación que prohíbe las armas de imitación en el estado de Nueva York, con la única excepción de que sean de colores brillantes o estén completamente construidas con materiales translúcidos.

Con esta medida se pretende que este tipo de armas sean fácilmente identificables, y de esta manera evitar que se utilicen para cometer delitos y permitiendo que las fuerzas del orden identifiquen un dispositivo como falso al evaluar las amenazas.

“Restringir estos dispositivos de aspecto realista garantizará que los dispositivos engañosos y potencialmente peligrosos estén fuera de nuestras calles, lo que mantendrá seguros a los niños, las fuerzas del orden público y todos los neoyorquinos”, dijo la gobernadora Hocul en un comunicado.

Con la nueva ley estas armas no pueden ser negras, azules, plateadas o de aluminio, y deben ser de color blanco, colores brillantes o estar hechos enteramente de materiales transparentes o translúcidos. Se permiten excepciones limitadas de sentido común para uso especial, como armas de imitación utilizadas en producciones teatrales.