La mayoría de los neoyorquinos podrá ejercer el voto en ausencia en las elecciones generales de noviembre, puesto que el gobernador Andrew Cuomo aprobó un trío de leyes que amplían y protegen ese sistema de voto.

Las reformas electorales promulgadas el jueves en Nueva York se dan a la vez que el presidente Donald Trump continúa afirmando sin evidencia que el voto por correo está plagado de fraudes y abusos. Las nuevas leyes permitirán a los neoyorquinos solicitar de inmediato una boleta de voto en ausencia debido a la crisis de salud.

Otra medida aborda algunos de los problemas del Servicio Postal que plagaron las primarias del estado al permitir que las boletas sean recibidas con matasellos del día de la elección. Además, asegura que la Junta Electoral admita las boletas sin matasellos que lleguen el día después de la elección.

“La administración federal ha ordenado un ataque sin precedentes al Servicio Postal y con el COVID-19 amenazando nuestra capacidad de tener una votación segura en persona, estas medidas son fundamentales para garantizar una elección exitosa y justa en uno de los momentos más importantes de la historia de nuestra nación”, dijo Cuomo. “Estas acciones derribarán aún más las barreras impuestas a la democracia y facilitarán que todos los neoyorquinos ejerzan su derecho al voto este noviembre”.

A diferencia de las primarias, cuando Cuomo ordenó que las solicitudes del voto en ausencia fueran enviadas a todos los votantes, ahora los neoyorquinos tendrán que solicitarlas en línea, por teléfono, en persona o por correo.

Una vez completadas, los votantes pueden enviar las boletas por correo o dejarlas en los centros de voto anticipado, o en cualquier lugar de voto el día de las elecciones.

Los legisladores aprobaron los proyectos de ley el mes pasado luego de que un número sin precedentes de personas eligieron votar en ausencia durante las primarias. El aumento en los votos por correo generó innumerables problemas y, en última instancia, los funcionarios electorales de la ciudad rechazaron más de 80.000 papeletas.

De las más de 403.000 papeletas devueltas a los funcionarios electorales, solo se contaron 319.000, según los resultados certificados. Decenas de miles de votos fueron invalidados debido a problemas con el matasellos.

Las medidas están destinadas a aliviar algunas de las controversias que surgieron de las elecciones de junio, dijo la líder de la mayoría del Senado, Andrea Stewart-Cousins ​​(D-Yonkers).

“El acceso al voto es uno de los pilares fundamentales de nuestra democracia. Con la pandemia de COVID-19 en curso, debemos asegurarnos de que ningún neoyorquino se sienta presionado de poner en riesgo su salud y bienestar para ejercer su derecho constitucional al voto”, expresó.

El presidente de la asamblea, Carl Heastie (D-Bronx), criticó los ataques infundados de Trump sobre el voto por correo y los cambios recientes realizados por el Servicio Postal, que podrían provocar demoras y problemas devastadores en noviembre.

“La mayoría de la Asamblea sabe que la democracia se sirve mejor cuando es más fácil votar para los estadounidenses, no más difícil”, dijo. “Pero la administración en Washington está demostrando una vez más que no valora estas instituciones democráticas críticas, llegando incluso a atacar al Servicio Postal de los Estados Unidos para limitar el acceso al voto por correo. Aquí en Nueva York no lo toleraremos”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here