No estábamos preparados.

0
100

Nunca pensamos en que nos tocaría enfrentar una Pandemia. Comenzó en China y ya está en el todo el mundo.

Miles de personas diariamente luchan contra esto y el resto se oculta en sus hogares rezando porque termine pero esto es más poderoso de lo que se esperaba.

Los productos comenzaron a escasearse, jabón, alcohol, mascarilla, ir al supermercado se transformó en una tarea titánica ante enormes filas de personas y familias enteras peleando por un litro de desinfectante.

¿Y que esperamos? Un milagro ciertamente. No estábamos preparados y las cosas cada día se ponen peor. Los gobernantes se sostienen la cabeza pidiendo la sabiduría necesaria para guiar al pueblo que los eligió como mandatarios. Temen decepcionarlos porque un movimiento en falso podría representar cientos o miles de vidas humanas.

Los hospitales están a su máxima capacidad, no hay suficientes médicos o insumos para contraatacar esta pandemia.

Debemos encomendarnos a Dios, acatar recomendaciones y prepararnos para los meses que se aproximan. Esto no terminará pronto ciertamente pero tampoco será eterno. Y todo depende de nosotros.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here