Un deslave soterró a unas seis familias que vivían en las zonas bajas del Macizo de Peñas Blancas, en Matagalpa. Hasta el momento, se han recuperado 15 cuerpos, pero se teme que los fallecidos superen la treintena.

El deslave ocurrió la tarde de este martes luego que una enorme roca del macizo se desprendiera producto de las constantes lluvias provocadas en la zona por Iota, un huracán que entró a Nicaragua el lunes en categoría 4, pero que se desgradó a tormenta tropical.

Los pobladores de comunidades aledañas al desastre, logran sacar el cuerpo de uno de los fallecidos.

Henry Hueck, propietario de la finca San Martín donde ocurrió el deslave, explicó que la roca arrastró consigo lodo y vegetación, y se formó un alud que recorrió unos tres kilómetros.

Agregó que efectivos del Ejército de Nicaragua, la Policía y la alcaldía se encuentran en el lugar, aunque el acceso a la zona es complicado porque el alud cortó caminos y destruyó unos pequeños puentes.

Mencionó que unos 40 hombres de comunidades aledañas al lugar, fueron los primeros en llegar a la zona y tratar de recuperar a los cuerpos.

Todavía no hay un informe oficial del Gobierno sobre este hecho. En su último reporte, la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, indicó que las lluvias del huracán Iota han dejado seis muertos y 63 000 refugiados en Nicaragua.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here