El ministro de Relaciones Exteriores nicaragüense, Denis Moncada, lanzó esta crítica a la Organización durante su intervención en el último día del debate de alto nivel de la Asamblea General, y acusó al organismo encargado de la protección de las garantías fundamentes dirigido por Michelle Bachelet de ser imparcial.

“La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos no actúa con justicia y equidad con nuestro país, convirtiendo sus actualizaciones orales e informes en contenidos intencionalmente politizados”, describió.

Moncada indicó que los reportes de la Comisionada tienen “preocupantes y serias deficiencias metodológicas” y que la elaboración de estos únicamente corre a cargo de fuentes opositoras al gobierno “reproduciendo información proveniente de ONG y medios de comunicación directamente vinculados al intento fallido de golpe de estado de 2018”.

Por ello, demandó a estos organismos “conductas coherentes con el derecho internacional”, basadas en los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

“Exigimos que tomen en cuenta todas las perspectivas y todos los derechos fortaleciendo diálogo y paz en un mundo tan necesitado de armonía y resolución pacífica de cualquier conflicto”, acotó.

 Es urgente refundar las Naciones Unidas

Previamente, Moncada señaló que pese a los setenta y cinco años de la Organización la humanidad “sigue clamando por paz, justicia, seguridad y una respuesta integral del sistema de las Naciones Unidas”.

Por ello, consideró urgente la refundación del organismo mundial, tal y como lo propuso el excanciller nicaragüense Miguel d’Escoto durante su presidencia de la Asamblea General entre los años 2008 y 2009.

“Manifestamos nuestra esperanza y compromiso para esta transformación necesaria y obligatoria con la refundación y democratización de Naciones Unidas y sus órganos para actuar en beneficio de los pueblos y no de las potencias hegemónicas”, explicó.

Cambio climático, desarme e interferencia estadounidense

El canciller nicaragüense recordó que pese a la gravedad de la pandemia de la COVID-19, no se deben descuidar otros aspectos importantes como el cambio climático “que continúa latente como consecuencia del capitalismo salvaje”, por lo que destacó la urgencia de garantizar la supervivencia de la humanidad, la vida y los derechos de la tierra.

Moncada también se posicionó en favor de un desarme “general y completo” y de la eliminación total de las armas nucleares junto al cese inmediato de las “ilegales medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos en contra de los pueblos”.

Afirmó que esta última medida ha de servir para garantizar “estabilidad” y “la paz y el desarrollo de las familias”.

“Denunciamos y condenamos la repetición de ataques en un aguerra ininterrumpida y cruel contra nuestros pueblos y en particular contra Venezuela, Cuba y Nicaragua en un patrón, un modelo y un diseño propio de intereses ajenos delineados en las políticas injerencistas e intervencionistas de los imperios, violando los derechos humanos de los pueblos”, puntualizó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here