El primer ministro de Israel destacó este martes en la Asamblea General de la ONU los “históricos acuerdos” de su país con los Emiratos Árabes Unidos y Barhéin como las únicas buenas noticias que se han producido en décadas en una región donde éstas no existen.

“Se trata del primer tratado de paz entre Israel y un país árabe en más de un cuarto de siglo. (…) Estos acuerdos traerán a nuestros pueblos la bendición de la paz y los enormes beneficios que acarrea más comercio, más inversión, turismo y más cooperación en tantas otras áreas”, dijo Benjamín Netanyahu, laureando la labor del presidente de Estados Unidos como mediador de los acuerdos y aseguró que otros países árabes se sumarán a esta tendencia.

“No tengo duda de que más países árabes y musulmanes su unirán al círculo de paz pronto, muy pronto”, acotó en su discurso pregrabado para la última jornada del debate de alto nivel de la 75ª Asamblea General de la ONU.

Tras elogiar la labor mediadora del presidente de Estados Unidos, acusó a los palestinos de haber “vetado” durante mucho tiempo la paz entre Israel y el grupo de países árabes.

Afirmó que durante décadas, el proceso de paz ha sido rehén de las demandas “absolutamente irrealistas” de los palestinos, como que su país se retire de las “fronteras indefendibles de 1967 y deje la seguridad en manos de otros”, que expulse a decenas de miles de judíos de sus casas “lo que equivale perpetrar una limpieza étnica”, o que “absorba a miles de palestinas o descendientes de refugiados de una guerra que los palestinos lanzaron contra Israel hace más de medio siglo”.

Netanyahu culpó a la comunidad internacional de apoyar esas “demandas absurdas” y causar así una pérdida de tiempo en un proceso que no va a suceder en vez de trabajar en una “solución realista que sí puede ocurrir”. “Afortunadamente, el presidente [Donald] Trump eligió otra vía para la paz, una vía anclada en la realidad”, agregó.

Vaticinó que cuando los líderes palestinos se den cuenta de que ya no pueden vetar “la paz y el progreso” en Medio Oriente, decidirán optar por la paz con el Estado judío. “Y cuando eso pase, Israel estará listo, yo estaré listo”, apuntó, detallando que estará dispuesto a negociar tomando como base “el plan Trump”.

Enfrentar a Irán


El mandatario israelí dedicó la mitad de su intervención a Irán, país al que acusó de tener facciones involucradas en la violencia en Iraq, Siria, Yemen, Gaza y Líbano.

Después de mencionar la explosión en el puerto de Beirut el 11 de agosto pasado, advirtió que podría haber otro estallido en un barrio de la capital libanesa cercano al aeropuerto porque Hezbolláh tiene ahí “un arsenal secreto” adyacente a una compañía de gas.

Netanyahu mostró una imagen del lugar donde, según él, se encuentra el depósito de “misiles y explosivos” y llamó a los vecinos del barrio a actuar.

“Tienen que protestar porque si esto explota habrá otra tragedia. Le digo al pueblo de Líbano: Israel no les hará daño, pero Irán sí. Irán y Hezbolláh los ponen a ustedes y a sus familias en grave peligro”, aseveró.

Continuó su alocución encomiando el retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear y la imposición de sanciones a Irán, afirmando que ese país busca construir armas nucleares.

“Todos debemos enfrentar a Irán y el presidente Trump merece reconocimiento por hacer exactamente eso”, concluyó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here