Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Panamá se reunieron este martes para refrendar su compromiso de proteger y atender de la mejor manera posible las necesidades de los cientos de miles de personas desplazadas forzosamente en la región.

En su tercer cónclave anual, los siete países integrantes del mecanismo de solidaridad y responsabilidad compartida conocido como Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones, presentaron los avances logrados hasta el momento y definieron las prioridades para el futuro.

Asimismo, evaluaron la situación actual y trazaron políticas nacionales y regionales para abordar el fenómeno del desplazamiento con respuestas integrales que abarquen las áreas de protección, educación, salud, medios de vida y empleo a las personas que han debido huir de sus comunidades.

 Cerca de un millón de centroamericanos

Casi un millón de centroamericanos se han visto obligados a abandonar sus hogares a causa de la violencia y la persecución y se asientan ahora en otras zonas de su país o bien en alguna nación vecina. Del total de esas personas, cerca de 833.000 son del Triángulo Norte de Centroamérica y 108.000 de Nicaragua.

En la reunión, el grupo de países reportó que pandemia de COVID-19 y las recientes y devastadoras tormentas tropicales en la región han agudizado las carencias de fondo de esta crisis de desplazamiento, además de multiplicar los retos de integración de los migrantes en las comunidades anfitrionas.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, dijo que es precisamente en este momento de crisis y desafíos para proteger y asistir a los desplazados cuando el Marco Integral Regional “se revela como testimonio del papel fundamental de la cooperación regional y del sentimiento de responsabilidad compartida que encarna”.

ACNUR afirmó que el Marco avanza como instrumento político y operativo para responder a las necesidades humanitarias y de desarrollo de cientos de miles de personas, tanto las que huyen como las que las acogen.

Inclusión en los planes de recuperación

 La ministra de Relaciones Exteriores de El Salvador, país que ocupó hasta hoy la presidencia pro-tempore del Marco, consideró que el trabajo de ese grupo de países “se traduce en beneficio para una población en alta vulnerabilidad que requiere atención prioritaria”.

Los participantes en la reunión subrayaron la importancia del apoyo constante de la comunidad internacional y destacaron la responsabilidad de la Plataforma de Apoyo al Marco Integral Regional, creada durante el primer Foro Mundial sobre Refugiados en diciembre de 2019.

En la reunión anual, los países adoptaron la Declaración de la Ciudad de San Salvador, en la que se comprometen a seguir trabajando conjuntamente y a velar por la inclusión de las personas desplazadas y retornadas con necesidades de protección, haciéndolas parte de sus planes de recuperación económica tras la crisis del COVID-19 y los desastres naturales.

Al término del evento, El Salvador entregó oficialmente la presidencia a Guatemala, que la ejercerá durante el 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here