Casi dos tercios de más de 1,2 millones de personas encuestadas en todo el mundo consideran al cambio climático como una emergencia mundial, lo que insta a tomar más medidas para abordar la crisis, asegura una nueva encuesta climática de la ONU revelada este miércoles.

Descrita como la encuesta climática más grande realizada hasta ahora, ya que abarcó 50 países con más de la mitad de la población mundial y 17 lenguajes, “People’s Climate Vote” (el voto de las personas sobre el clima) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) también muestra que la gente apoya políticas climáticas más integrales para responder a los desafíos.

“Los resultados ilustran claramente que la acción climática urgente tiene un amplio apoyo entre personas de todo el mundo, de todas las nacionalidades, edad, género y nivel educativo”, dijo en un comunicado de prensa Achim Steiner, administrador del Programa.

La encuesta también explica “cómo” la gente quiere que sus legisladores aborden la crisis climática.

“Desde la agricultura respetuosa con el clima hasta la protección de la naturaleza y la inversión en una recuperación ecológica del COVID-19, la encuesta lleva la voz de la gente al frente del debate climático. Señala formas en las que los países pueden avanzar con el apoyo público mientras trabajamos juntos para abordar este enorme desafío”, agregó Steiner.

Los resultados del ejercicio se compartirán con los legisladores y los gobiernos que buscan promulgar políticas para reconstruir las economías posteriores al COVID y abordar el cambio climático. 2021 es un año crucial para los compromisos de acción climática de los países, con una ronda clave de negociaciones que tendrá lugar en noviembre en Glasgow, Reino Unido durante la 26ª sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

 Los jóvenes fueron incluidos

La encuesta preguntó a los participantes si el cambio climático era una emergencia global y si apoyaban 18 políticas climáticas clave en seis áreas de acción: economía, energía, transporte, alimentos y granjas, naturaleza y protección de las personas.

Su audiencia objetivo de 1,2 millones incluyó a más de medio millón de personas menores de 18 años, un grupo clave sobre el cambio climático que normalmente no puede votar todavía en las elecciones regulares. Para garantizar llegar a la audiencia más joven, se invitó a las personas a participar a través de juegos móviles. Por ejemplo, cuando una persona jugaba Words with Friends o Angry Birds, la encuesta reemplazó la publicidad tradicional en el juego. Esto produjo una muestra enorme, única y aleatoria de personas de todos los géneros, edades y antecedentes educativos.

Los resultados fueron procesados por los analistas de encuestas de la Universidad de Oxford y reflejan más de la mitad de la población mundial. Con un tamaño de muestra tan grande y una rica información sociodemográfica, el margen de error de los resultados es en promedio +/- 2%.

 El nivel de estudios se vincula a la toma de conciencia

La encuesta también encontró un vínculo directo entre el nivel de educación de una persona y su deseo de acción climática. Hubo un reconocimiento muy alto de la emergencia climática entre quienes habían asistido a la universidad en todos los países, desde naciones de bajos ingresos como Bután (82%) y República Democrática del Congo (82%), hasta países ricos como Francia (87%) y Japón (82%).

Los hallazgos también revelaron que mientras que los más jóvenes (menores de 18 años) eran más propensos a decir que el cambio climático es una emergencia, otros grupos de edad no se quedaron atrás, con un 65% de entre 18 y 35 años; un 66% entre 36 y 59 años; y el 58% de los mayores de 60.

“Esto ilustra cuán ampliamente aceptado se ha vuelto este punto de vista”, expresó la agencia

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here