El discurso de cierre de la Convención Republicana del presidente Donald Trump, en el cual aceptó la nominación presidencial, se realizó ante una multitud estimada en 1,500 personas, quienes abarrotaron los jardines de la Casa Blanca, sin cubrebocas y sin respetar el distanciamiento social.

Lo ocurrido el jueves en la residencia presidencial contradice los protocolos sanitarios que establecen el uso de las mascarillas y el distanciamiento social para minimizar la expansión del coronavirus en medio de una pandemia que ha causado más de 181,000 muertes en EEUU.

Los invitados, entre los que se encontraban familiares del presidente, miembros de su gabinete, funcionarios y allegados, hablaban y se saludaban con abrazos y besos, sin respetar los protocolos para combatir el COVID-19 que mantiene en jaque al país entero.

Iluminados por la luz de fuegos artificiales, más de 1,500 personas se reunieron en la casa Blanca, con motivo de la Convención Republicana 2020

Otro tema urticante fue el de la realización del acto de cierre de la Convención Republicana en la Casa Blanca ya que los presidentes no suelen y no deben celebrar actos partidistas en edificios gubernamentales.

El tema generó polémica y fue rechazado por los cientos de manifestantes que se congregaron cerca de la Casa Blanca.

La Convención Republicana se llevó adelante de manera virtual en respuesta a la pandemia por el coronavirus.

Trump aceptó la nominación partidaria ante el júbilo de quienes abarrotaron los jardines de la Casa Blanca, con un discurso con fuertes críticas a su contrincante demócrata, Joe Biden.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here