Los cuartos de final de la Champions League iniciaron con un duelo entre el Manchester City de Pep Guardiola y el Atlético Madrid de Diego Simeone, en el Etihad Stadium del Reino Unido.

En los primeros movimientos quedó en claro la postura de cada estratega: el catalán quería protagonismo con dominio absoluto de la pelota, mientras que el ‘Cholo’ apostaba por los contragolpes liderados por Joao Félix.

El descanso llegó en el momento justo para el ‘Colchonero’. Los 22 protagonistas disputaron la primera etapa en la zona ibérica, aunque en el complemento Antoine Griezmann y Marcos Llorente rompieron las barreras para liderar dos respuestas cargadas de peligro, que por malas decisiones de los atacantes no terminaron en gol. La serie se mantenía abierta en Gran Bretaña.

Otro recurso que tuvo el dueño de casa para abrir el cerrojo español se basó en la pelota parada. Un tiro libre ejecutado por Kevin De Bruyne hizo lucir a Jan Oblak con una tapada formidable, que fue acompañada por un despeje a puro reflejo.

El encuentro se abrió por los movimientos que hicieron los entrenadores. Cuando Simeone se animó a tomar más riesgos con los ingresos de Rodrigo De Paul, Ángel Correa y Matheus Cunha, Guardiola buscó mayor peso ofensivo con Phil Foden, Gabriel Jesús y Jack Grealish. Justamente Foden fue el que rompió la solidez albirroja cuando abasteció a De Bruyne para que el belga no fallara en el mano a mano ante Oblak: 1-0.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here