Los Estados no están obligados a regir las relaciones entre su derecho interno y el derecho internacional conforme a soluciones jurídicas determinadas por el Derecho Internacional General, afirmó el juez del Tribunal Constitucional (TC), José Alejandro Ayuso.

El magistrado indicó que la profunda reforma constitucional de 2010 estableció el instituto del control preventivo de los tratados internacionales a cargo del Tribunal Constitucional, “defensa jurisdiccional anticipada, automática, abstracta e integral que permitirá armonizar la supremacía normativa de la Constitución con la responsabilidad internacional del Estado”.

El juez hizo estos señalamientos al dirigir el conversatorio titulado “La dimensión internacional de la Constitución dominicana”, realizado en el marco de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2019 (FILSD2019), en el que también indicó que nuestra carta magna ha consagrado una serie de principios que rigen y organizan la interacción entre el ordenamiento internacional y el ordenamiento interno.

Explicó que la cláusula de habilitación constitucional estipulada en el artículo 26 permite que a las normas internacionales convencionales les corresponda la máxima efectividad en el ámbito interno “en la medida en que sus poderes públicos las hayan adoptado” y que sean publicadas de manera oficial.

“Si bien en el ordenamiento internacional existe un principio fundamental reiterado por la jurisprudencia de la Corte de Justicia Internacional de la Haya según el cual las obligaciones internacionales tienen primacía sobre las impuestas a los órganos estatales por el derecho interno, también es cierto que los Estados no están obligados por el derecho internacional general a organizar, de acuerdo con alguna solución jurídica determinada, las relaciones entre su derecho interno y el derecho internacional”, enfatizó.

El conversatorio, realizado el 2 de mayo en el auditorio del Instituto Duartiano, forma parte de la programación del Tribunal Constitucional en la Feria Internacional del Libro Santo Domingo, que incluye charlas, distribución de materiales educativos y venta de libros editados por la alta corte con el propósito de acercarse más a la ciudadanía.

Este año, el stand del TC en la feria está dedicado al 500 aniversario de la sublevación de Enriquillo en defensa de los derechos de la raza indígena, destacando la valentía, arrojo y astucia del nativo que lideró el primer grito de libertad del continente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here