El fin de semana del Día de los Caídos, el paracaidista del ejército, Enrique Román-Martínez fue a acampar con amigos de Ft. Bragg, Carolina del Norte, donde estaban estacionados. El nunca regresó.

Enrique Román-Martínez

Ahora, los investigadores militares dicen que Martínez fue asesinado, pero no han explicado lo que sucedió y nadie ha sido arrestado. Hasta ahora sabemos que los restos desmembrados del soldado latino fueron arrastrados a tierra días después de su desaparición y su familia dice que las circunstancias de su desaparición no encajan con el hermano y el hijo que conocían.

Leonard Gonzales es Vicepresidente del Grupo de Trabajo de LULAC sobre Asuntos Militares y de Veteranos. Él dice: “Lo que necesitamos es conectar los puntos de datos que representa cada uno de estos incidentes. Vanessa Guillen, Gregory Wedel-Morales y ahora Enrique Roman-Martinez. Cada asesinato es separado pero aún refleja algo que sucede en el Ejército. Necesitamos descubrir qué es y cómo abordarlo ”.

LULAC continúa trabajando para un panel de investigación independiente que el Ejército acordó establecer y también solicitó una audiencia en el Congreso sobre acoso y abuso sexual dentro de las filas militares.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here