Los restos del cohete chino Long March 5B cayeron en el mar Arábigo, según informaron este domingo las autoridades chinas.

El reingreso de los restos del cohete también fue confirmado por el Escuadrón 18 de Control Espacial de Estados Unidos, que se dedica a rastrear objetos artificiales en la órbita terrestre.

El reingreso descontrolado del cohete a la Tierra había causado preocupación, aunque las autoridades chinas y expertos independientes habían advertido de que el riesgo de que los restos cayeran en una zona habitada era muy bajo.

China había lanzado el Long March 5B el pasado 29 de abril para poner en órbita una sección de la estación espacial que ese país está construyendo.

 Varios sitios de rastreo estadounidenses y europeos había estado monitoreando el reingreso del cohete, pero no había sido posible determinar si se desintegraría al ingresar.

 Tampoco había sido posible determinar con precisión el sitio donde caerían los posibles restos.

 La mayor parte de los componentes del Long March 5B se desintegraron al entrar a la atmósfera terrestre y los residuos cayeron en el Océano Índico, según informaron medios estatales chinos, citados por la agencia Reuters.

Los restos del cohete ingresaron a la atmósfera a las 10:24 a.m. del domingo, hora de Pekín, (02:24 GMT).

Las coordenadas ubican el punto de impacto en el océano Índico, al norte del archipiélago de Maldivas, ubicado al sudoeste de Sri Lanka y a 600 km de India.

Con 18 toneladas, el Long March 5B es uno de los artefactos más grandes que ha tenido una regreso no controlado hacia la Tierra en las últimas décadas.

 La misión del Long March 5B

El 29 de abril China utilizó el cohete para poner en órbita parte de su estación espacial la semana pasada.

La estación espacial del gigante asiático se ensamblará a partir de varios módulos que se enviarán en diferentes momentos.

 China espera tenerla en pleno funcionamiento a fines de 2022.

Para tener lista su estación espacial en las fechas previstas, China estableció una apretada agenda de 11 lanzamientos para los próximos dos años.

La estación en forma de T está pensada para estar operativa durante 10 años y su vida puede extenderse a 15 años con la reparación y el mantenimiento adecuados, según la Academia de Tecnología Espacial de China.

Se espera que sea la única estación operativa en órbita abierta a socios extranjeros tras el retiro de la Estación Espacial Internacional.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here