La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y más de un centenar de organizaciones no gubernamentales pidieron este miércoles a los líderes mundiales que incluyan a los refugiados en sus planes de respuesta a la pandemia de COVID-19.

El llamado conjunto también insta a brindar a los refugiados los servicios de apoyo pertinentes para encarar la emergencia sanitaria y subraya la necesidad de integrarlos a los operativos humanitarios implementados durante esta crisis.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados destacó que, gracias a que se tomaron medidas de preparación no ha habido hasta ahora ningún brote grande en esos colectivos.

“Ahora, el mayor reto será proteger a los refugiados del impacto económico de la pandemia, que ya ha golpeado con especial fuerza a los grupos de población más marginados, entre ellos los refugiados”, dijo Filippo Grandi.

Medios de vida y trabajo

Agregó que los esfuerzos deben enfocarse en restablecer o proveerles medios de vida y darles acceso al mercado laboral para evitar que caigan en grados más profundos de pobreza.

“Sólo esto permitirá que las familias de refugiados sobrevivan”, recalcó.

Las declaraciones de Grandi se produjeron durante las consultas anuales entre ACNUR y sus socios, celebradas de forma virtual en esta ocasión, que empezaron el 28 de septiembre y concluyeron hoy con la exhortación a los líderes mundiales. En el evento también participaron académicos, organizaciones religiosas, agencias internacionales y personas refugiadas.

El director ejecutivo del Consejo Internacional de Agencias Voluntarias, Ignacio Packer, subrayó que para poder hacer su trabajo, es crucial que las agencias mantengan su presencia en el terreno, cuenten con financiamiento seguro y tengan acceso a las comunidades que precisan ayuda.

Durante las discusiones, los participantes advirtieron que las mujeres y las niñas son particularmente vulnerables a abusos y explotación, trata de persona y esclavitud moderna, además de que a menudo se les excluye de las redes de bienestar social.

Asimismo, abogaron por la separación entre las políticas migratorias y las medidas sanitarias de manera que todos los refugiados reciban cuidados de salud sin miedo a ser detenidos, deportados o estigmatizados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here