Oswaldo Refugio Sánchez salió a las calles para ganarse la vida como vendedor ambulante, pero nunca se imaginó que sería víctima de un ataque que lo dejará con secuelas de por vida.

Oswaldo Refugio Sánchez, padre de tres hijos, salió como de costumbre a las calles de la zona de Marina del Rey, entre las calles Lincoln y Maxella, para vender flores, cuando fue atacado por un afroestadounidense con un objeto de metal. El hecho ocurrió el domingo a las 4:30 p.m.

“Me golpeó en la cara. Alcancé a ver algo en la mano, un metal, y miré también que era un moreno”, dijo Sánchez quien recuerda los últimos momentos antes de quedar inconsciente por la fuerte golpiza que recibió.

Los golpes que recibió en su rostro y cabeza lo dejaron con una fractura de mandíbula, varias heridas y contusiones dentro de su boca que probablemente le harán perder todos sus dientes.

“Me dijo que me iba a matar”, dijo Sánchez quien quedó inconsciente tras recibir el primer golpe, sin embargo el agresor siguió pegándole en el piso. “Me siguió pegando, no le importó que estuviera inconsciente”, aseguró Sánchez. Sin embargo, gracias a la intervención de buenos samaritanos el hombre pudo sobrevivir al ataque.

En los últimos meses se han registrado varios ataques a vendedores ambulantes que son agredidos para robarles el poco dinero que llevan consigo luego de trabajar por largas horas en las calles.

Rudy Espinoza, director ejecutivo de la organización Inclusive Action dijo que “da mucha tristeza lo que le está pasando a algunos vendedores ambulantes. Esto es otro recuerdo que necesitamos unirnos todos los vendedores ambulantes, pero también el público para apoyarlos”.

Sánchez ahora tendrá que pagar miles de dólares en gastos médicos por las múltiples lesiones y operaciones que tienen que practicarle.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here