Una ciudad de Texas experimentó el pasado miércoles a eso de las 16:30 (hora local) una rara lluvia peces, ranas, crustáceos, y otros animales marinos, ante el asombro de algunos de los vecinos de la localidad, que no podían creer lo que estaban viviendo.

Muchos de los habitantes de la zona, encontraron peces de pequeño tamaño al salir de sus casas o de los establecimientos tras la lluvia, quedando un poco desconcertados, aunque los que vivieron uno de los momentos más surrealistas de su vida, son aquellos que veían caer animales del mismísimo cielo.

Los peces, no más grandes que la palma de una mano, los de mayor tamaño, han sido, con el paso de los días, objeto preciado para fotografiar, así como centro de las bromas en Texarkana, y en algunos casos como específica una vecina, están sirviendo como cebo de pesca tras lanzarse a la calle a recogerlos del suelo.

¿Qué es la lluvia de animales?

A pesar de lo que pensaron algunos de los residentes de Texarkana, estos peces no se originaron en las nubes, como el agua de lluvia, sino que fueron arrastrados hasta el cielo por una corriente de aire, precipitándose posteriormente al vacío. Para que esto ocurra, se necesita una corriente de aire ascendente de carácter fuerte, y un banco de peces y animales lo suficientemente ligeros para verse atrapados en el flujo de aire, de hecho, es más habitual de lo que se pudiera pensar, lo que ocurre es que rara vez, estos animales caen en zonas habitadas como ocurrió aquí.

Según explica National Geographic, estas corrientes ascendentes en algunos casos, son más poderosas que las trombas marinas y pueden capturar animales de un pequeño tamaño, incluidos pájaros, murciélagos, ranas y serpientes. Cuando esta corriente comienza a perder energía, no es capaz de sostener en el aire el peso de estos animales, que empiezan a caer, dando la impresión de ser un fenómeno atmosférico totalmente sacado de película.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here