Liverpool remonta y elimina al Barcelona en Champions

0
222

El heroísmo ha puesto a muchos hombres y mujeres en la historia, por distintas proezas: Héctor ante Aquiles frente a las murallas de Troya, Juana de Arco y su entrada triunfal en Orleans.

Como la que ocurrió este martes, cuando un perfecto Liverpool le calzó cuatro goles al FC Barcelona de Lionel Messi y compañía y logró remontar el 3-0 que el equipo culé le había infringido una semana atrás en su visita al Nou Camp por la semifinal de la Champions League. El equipo de Anfield se aseguró así un lugar la final que se disputará el próximo 1 de junio en el estadio Wanda Metropolitano, la casa del Atlético de Madrid.

Pero a pesar de lo grandioso del espectáculo, y de la repercusión que alcanzó en todos los rincones del planeta, ésta no ha sido la remontada más grande en la historia de la Liga de Campeones. De hecho el propio Liverpool fue capaz de recuperarse de un 3-0 en contra en la final del torneo en 2005 para coronarse campeón.

Y, curiosamente, el FC Barcelona es el que está en el primer puesto en esta lista de proezas, después de que logró remontar la diferencia de goles más grande: cuatro en su contra. Nadie nunca había logrado remontar una diferencia de cuatro goles en una serie eliminatoria del torneo europeo.

Así estaba el FC Barcelona después de visitar al PSG por el partido de ida de los octavos de final de la Champions en la temporada 2016-2017.

Con dos goles de Ángel di María, uno de Julian Draxler y otro de Edinson Cavani, la legión de Messi, Neymar y Suárez se devolvía de París con la serie casi sentenciada, tras un resultado de 4-0 en contra. En un partido para la historia, sin embrago, en el encuentro de vuelta los culés lograron una remontada inolvidable.

En 50 minutos habían logrado encaminarse y estaban a un gol de empatar la serie y obligar el alargue: con goles de Suárez, Messi y un autogol de Kurzawa, el marcador global señalaba 4-3 a favor de París.

Pero en un descuido de la defensa blaugrana, el uruguayo Cavani logró marcar en el minuto 62 para el PSG. Lo que parecía imposible, ahora era nada más improbable: el Barcelona debía marcar tres goles en 28 minutos para pasar.

En el minuto 87 de 90, el partido seguía igual, hasta que Neymar se echó el equipo al hombro y, en una épica serie de jugadas, el equipo culé logró marcar los tres goles (dos del brasileño y luego el tanto final y milagroso marcado por Sergi Roberto en el minuto 95) que necesitaban para seguir a la siguiente fase.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here