Ante el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el inicio formal de su campaña a la reelección a la Casa Blanca en las elecciones que se celebrarán en noviembre de 2020, el rechazo y la incertidumbre de los indocumentados que viven en este país vuelve a sentirse latente. 

En el arranque de su discurso Trump se refirió al muro fronterizo con México para frenar la migración “¡Lo estamos construyendo!”, dijo con firmeza. 

El mandatario que apuesta a un segundo mandato en la Casa Blanca, anunció que piensa deportar a millones de extranjeros ilegales a partir de la semana próxima, como una promesa de campaña electoral.   

Trump convocó este martes a un “terremoto en las urnas” contra los demócratas, sin embargo mientras él anunciaba su reelección, un grupo de latinos protestaba en su contra.

Durante su discurso, el presidente estadounidense aseguró que la economía de su país es la “envidia” de todo el mundo.

La marcha contra Trump fue encabezada por la presidenta del Partido Demócrata de Florida, Terrie Rizzo, quien manifestó que “Florida está cansada de la devoción a los ultra ricos, las grandes corporaciones y los lobbys de Washington”.

En la protesta también participó el primer congresista de Florida de origen puertorriqueño, Darren Soto, quien expresó que “Donald Trump no tiene amigos de la comunidad puertorriqueña, ni en Florida”.

Las primeras encuestas muestran que el magnate republicano no tiene el mismo apoyo que cuando asumió el poder, sin embargo Trump buscará una reelección aparado en una economía fuerte y de una leal base de seguidores de derecha.

“Nuestro país avanza, prospera y está en pleno crecimiento. Nuestra economía es la envidia del mundo. Es quizás la mejor economía que hemos tenido en la historia de nuestro país”, manifestó el empresario de 73 años durante el lanzamiento de su campaña presidencial.

El mandatario estadounidense también acusó a sus adversarios de querer destruir su país.

“Nuestros rivales radicales demócratas están llevados por el odio, el prejuicio y la rabia. Quieren destruir nuestro país tal como lo conocemos. No es aceptable”, aseveró. 

Lanzar la campaña en Florida no es una casualidad, Trump busca obtener una nueva victoria en este estado. 

Florida es uno de los más importantes en las elecciones debido a que es el único de los cuatro estados más poblados del país que no tiene un patrón fijo de votación.

En dos años que Trump lleva en la Casa Blanca el magnate no tiene una opinión favorable, la larga investigación sobre si había vínculos entre su equipo y Rusia y su polémica por el trato a los inmigrantes han pasado factura a su imagen. 

Un sondeo de la Universidad Quinnipiac divulgado este martes mostró que Joe Biden, uno de los favoritos para obtener la candidatura por el partido Demócrata  aventaja a Trump 50-41% en Florida.

Otro que muestra ventaja sobre Trump en este estado es el senador Bernie Sanders, quien según la encuesta, ganaría 48-42%. 

En 2016, en Florida ganaron los republicanos, lo que le dio gran la ventaja a Trump sobre su contrincante Hillary Clinton. En 2012 cuando Barack Obama  ganó su segundo mandato como presidente de Estados Unidos, Florida votó por el partido demócrata.

Donald Trump asistirá este miércoles a club Trump National Doral, ubicado en el condado de Miami, a un acto de recaudación de fondos para su campaña, mientras los indocumentados se empiezan a cuestionar sobre su futuro en Estados Unidos, si Trump gana un segundo mandato.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here