Nueva York puede haber subestimado las muertes por COVID-19 de residentes de hogares de ancianos hasta en un 50%, dijo el fiscal general del estado en un informe publicado el jueves.

La procuradora general Letitia James, durante meses, ha estado examinando las discrepancias entre la cantidad de muertes reportadas por el Departamento de Salud del estado y la cantidad de muertes reportadas por los hogares mismos.

Sus investigadores analizaron una muestra de 62 de los aproximadamente 600 hogares de ancianos del estado. Informaron 1.914 muertes de residentes por COVID-19, mientras que el Departamento de Salud del estado registró solo 1.229 muertes en esas mismas instalaciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here