Durante su sesión informativa del lunes, Latimer dijo que 121 personas fueron hospitalizadas con la enfermedad, frente a 74 hace dos semanas. Había 3.515 casos activos en Westchester hasta el domingo, un aumento de alrededor de 1.300 desde la semana pasada.

Latimer calificó las últimas cifras como “muy preocupantes para todos nosotros” después de un verano en el que el virus era mucho menos frecuente. 

“Así que nos sentimos bien, pero también sabíamos que todos los profesionales de la salud predijeron que veríamos una segunda ola”, dijo. “Y creo que ahora estamos viendo claramente esa segunda ola en el número de infecciones y la propagación de las infecciones”.

Westchester agregó otros 230 nuevos casos diarios el domingo, informó el estado el lunes. La tasa de positividad de todas las pruebas diarias fue del 3,73%. Durante los siete días previos al domingo, la tasa de positividad fue del 4%. 

Se registraron otras dos muertes por COVID-19, elevando el total a 1.490 desde marzo. Durante las últimas dos semanas, 17 residentes han muerto a causa del virus, dijo Latimer.

En total, 44.576 residentes de Westchester se han infectado con la enfermedad. 

El aumento en los casos en todo el condado no es solo el resultado de un aumento significativo en las pruebas en comparación con la primavera y el verano, dijo Latimer. 

“Claramente estamos en una posición en la que este virus se está propagando”, dijo Latimer. “Se está extendiendo de una manera agresiva y es algo que nos preocupa mucho”.

Hasta ahora, Port Chester es el único municipio del condado que ha sido designado por el estado como una zona de advertencia naranja, lo que genera restricciones comerciales y el cierre de escuelas hasta que todo el personal y los estudiantes puedan ser evaluados. Una pequeña parte de la aldea de Rye Brook y la ciudad de Rye se encuentran en una zona de precaución amarilla, con menos restricciones, que limita con Port Chester. 

La fuerza laboral del condado se reducirá a un 25% de su capacidad en persona cuando sea posible a partir del 23 de noviembre, dijo el ejecutivo adjunto del condado, Ken Jenkins. El condado reevaluaría esa política a principios de 2021.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here