El presidente colombiano, Iván Duque, dijo este sábado que se apoyará en las Fuerzas Militares para controlar los desmanes ocurridos en varias ciudades del país durante las protestas que tienen como foco principal el descontento por la reforma fiscal presentada por su Gobierno.

 Las protestas contra la reforma tributaria de Duque y la violencia en Cali han marcado las celebraciones del Día de los Trabajadores en el país, con marchas multitudinarias en ciudades como la capital, Bogotá, o Medellín, donde han ocurrido las movilizaciones más importantes.

 “La figura de asistencia militar seguirá vigente en los centros urbanos donde existe un alto riesgo para la integridad de los ciudadanos y donde se requiere emplear toda la capacidad del Estado para proteger a la población, está consagrada en la Constitución y la ley, y se mantendrá”, dijo Duque.

En su declaración, Duque aseguró que hoy se vieron manifestaciones en diferentes lugares del país que dejan ver que las personas se pueden movilizar y expresar libremente. Sin embargo, advirtió que no permitirá que las “vías de hecho, la destrucción de bienes públicos y privados o el mensaje de odio tengan cabida en nuestro país”.

 “Mi obligación como presidente de la república es garantizar el derecho a la protesta pacífica, pero sobre todo garantizar la seguridad de nuestros conciudadanos”, dijo el mandatario, que no hizo mención a la reforma tributaria que está en el origen de las protestas y que desde distintos sectores le piden que retire del Congreso ya que no tiene posibilidad de ser aprobada.

Los disturbios de hoy en Bogotá comenzaron al final de la tarde en la céntrica Plaza de Bolívar y se propagaron por otros puntos de la ciudad, llegando incluso hasta la zona norte, donde una multitud se congregó frente al condominio donde tiene su residencia privada el mandatario, para expresar su inconformismo con el Gobierno.

 En la misma zona norte de Bogotá hubo saqueos al almacén del barrio Country de la cadena de supermercados Éxito y encapuchados rompieron vidrios de bancos y comercios lo que obligó a la intervención del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía, que uso gases y una tanqueta para dispersar a la gente.

 Las manifestaciones más multitudinarias del día volvieron a darse en Cali, capital del departamento del Valle del Cauca y tercera ciudad del país, donde decenas de miles de personas se reunieron en el sector conocido como Loma de la Cruz y en otro llamado Puerto Rellena, que a raíz de las protestas es llamado ahora Puerto Resistencia.

Según dijo hoy el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, tres personas murieron en Cali en los últimos días en situaciones vinculadas con las protestas y otros tres decesos están en verificación. Por su parte, la Fiscalía en Cali ha confirmado la muerte de nueve personas en el marco de las manifestaciones. No obstante, según los datos de la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes, hay por lo menos 14 personas muertas.

La tensión en Cali es muy elevada después de tres días de manifestaciones y violencia que han dejado 120 heridos, según las autoridades, mientras que ONG denuncian entre siete y ocho fallecidos, en un contexto de represión policial indiscriminada, según el Movimiento Social de Mujeres de Cali.

“Denunciamos que los días 28, 29 y 30 de Abril, la Policía de Cali ha hecho uso deliberado de la fuerza. La Policía de Cali ha disparado indiscriminadamente contra población inerme, ha asesinado a menores de edad, a adolescentes y jóvenes”, según la nota de la organización.

Durante la última semana el país ha vivido una fuerte movilización como rechazo al proyecto presentado por el ministerio de Hacienda que tiene como objetivo implementar una Reforma Tributaria para solventar los gastos del Gobierno durante el primer año de pandemia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here