Por Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, presidente del Congreso Mundial de Prensa y presidente del Congreso Mundial de Universidades, residente en New York. 

“Si queremos que la salud para todos sea una realidad, necesitamos: personas y comunidades que tengan acceso a servicios de salud de alta calidad para que puedan cuidar de su propia salud y de la salud de sus familiares; profesionales sanitarios cualificados que proporcionen una atención de calidad centrada en las personas; y responsables de la formulación de políticas comprometidos a invertir en la atención primaria de la salud.” OMS 

Los países deben invertir en atención primaria de salud al menos un 1% adicional de su PIB para eliminar las deficiencias de cobertura flagrantes 

Se deben redoblar sus esfuerzos para ampliar los servicios a escala nacional. 

En el Informe de seguimiento de la cobertura sanitaria universal se indica que de aquí a 2030 será necesario duplicar la cobertura sanitaria, y se advierte que, de mantenerse la tendencia actual, hasta 5000 millones de personas seguirán sin acceso a atención de salud en 2030, el plazo establecido por los líderes mundiales para lograr la cobertura sanitaria universal, la mayor parte de esas personas son pobres y ya se encuentran en situación desfavorecida.  

La atención primaria de la salud, clave de la salud para todos: proporcionar servicios de salud esenciales (inmunización, cuidados prenatales, asesoramiento sobre estilos de vida saludables, etc.) lo más cerca posible del lugar de residencia y garantizar que las personas no tengan que pagar directamente de su propio bolsillo la atención de salud. 

Invertir 200 mil millones de dólares más cada año para ampliar la atención primaria de la salud en los países de ingresos bajos y medianos podría salvar 60 millones de vidas, incrementar la esperanza media de vida en 3,7 años para 2030, y contribuir considerablemente al desarrollo socioeconómico. Ello representaría un incremento del 3% sobre los 7500 billones que ya se destinan cada año a la salud en todo el mundo.   

La inversión en los sistemas de salud también mejora la preparación y la respuesta de los países a futuras emergencias sanitarias 

Acelerar la ampliación de los servicios: La cobertura sanitaria universal seguirá siendo un objetivo inalcanzable si los países no adoptan medidas urgentes para evitar que las personas queden reducidas a la pobreza por tener que pagar cuidados sanitarios esenciales. 

Más personas sufren las consecuencias de tener que pagar los servicios directamente que hace 15 años. Unos 925 millones de personas gastan más del 10% de la renta de sus hogares en la atención de salud y 200 millones de personas dedican a ese concepto más del 25% de sus ingresos.la cobertura es inferior en las zonas rurales que en las urbanas. 

La falta de infraestructuras sanitarias, la escasez de profesionales de la salud, la fragilidad de los sistemas de suministro y la calidad deficiente de la atención, que desembocan en falta de confianza entre las comunidades, la mejor forma de garantizar que las personas puedan acceder a los servicios que atienden la mayoría de sus necesidades sanitarias, desde antes de nacer y a lo largo de la vida 

Los países deben intensificar sus esfuerzos por ampliar la cobertura de los servicios en toda su geografía. Si bien la cobertura viene ampliándose constantemente desde el año 2000, en los últimos años los progresos se han ralentizado. Pese a que el aumento ha ocurrido mayoritariamente en los países de ingresos más bajos, estos siguen rezagados. Las mayores deficiencias en los servicios de salud se observan en los países más pobres y en los afectados por conflictos.


Protección frente a las dificultades financieras: La cobertura sanitaria universal seguirá siendo un objetivo inalcanzable si los países no adoptan medidas urgentes para evitar que las personas queden reducidas a la pobreza por tener que pagar cuidados sanitarios esenciales.  

 

Ampliar el acceso a servicios de atención de salud esenciales permitirá salvar más vidas y mantener los costos de la atención de salud a un nivel asequible. 

Más personas sufren las consecuencias de tener que pagar los servicios directamente que hace 15 años. Unos 925 millones de personas gastan más del 10% de la renta de sus hogares en la atención de salud y 200 millones de personas dedican a ese concepto más del 25% de sus ingresos. Y el empobrecimiento por tener que pagar la atención de salud ha aumentado excepto entre los muy pobres. 

Por otra parte, las enfermedades crónicas aumentan entre hombres y mujeres, causando más del 70% de las muertes. Los patrones de género y las relaciones de poder tienen gran influencia en el acceso de las mujeres a los servicios sanitarios y de diagnosis temprana, en tanto que los conceptos nocivos de masculinidad y la publicidad agresiva del tabaco y el alcohol aumentan los riesgos de salud de los hombres y reducen su disposición a recibir atención médica. 

El ingrediente esencial para superar las barreras que todos los países asignen un 1% adicional a sus presupuestos de sanidad, esto salvaría millones de vidas y aumentaría las expectativas de vida, será: 

Compromiso político: El informe afirma que se puede alcanzar la cobertura de salud universal para 2030 si se aceleran los esfuerzos en esa dirección y sostiene que aumentar la atención primaria es la forma de lograrla. 

Para garantizar que todas las personas ejerzan su derecho humano a la salud, los líderes políticos tienen que tomar las decisiones correctas y optar por medidas económicas, financieras y sociales racionales que conduzcan hacia la cobertura universal. 

El doctor Tedros Ghebreyesus, director general de la OMS, aseguró que está en manos de los líderes políticos y las instituciones lograr esa meta. El ingrediente esencial para superar las barreras es un compromiso político firme de los líderes mundiales. 

Es un objetivo ambicioso pero alcanzable. Siempre he dicho que la cobertura de salud universal es, ante todo, una opción política. El ingrediente esencial para superar las barreras es un compromiso político firme de los líderes mundiales 

Retos: Para los países de renta alta y media alta con una cobertura de salud amplía el reto es mantener y hacer cada vez más eficiente esa cobertura. En cambio, para las naciones de renta media y media baja con cobertura amplia, pero en gran parte pagada por los propios individuos, el desafío es garantizar mecanismos inclusivos que eximan a las personas de desembolsos en detrimento de sus ingresos. 

Unos 930 millones de personas gastaron más del 10% de sus ingresos en cuidados de salud. 

Los países con baja cobertura y grandes dificultades financieras, por su lado, necesitan una reforma profunda de la provisión y el financiamiento de sus servicios de salud, así como buscar la disminución de las inequidades. 

Los países con cobertura baja y pocas dificultades financieras, que normalmente son Estados muy vulnerables o afectados por conflictos, precisan sentar los cimientos de sus sistemas de salud, incluyendo sus recursos humanos, cadenas de suministro e infraestructura. 

Mayor inversión: Alcanzar la atención primaria de salud requiere de una inversión adicional de 200.000 millones de dólares al año y lograr la cobertura universal demanda 170.000 millones más. 

La OMS especifica que, si bien esta cantidad parece muy grande, ampliar la atención primaria en los países de renta baja y media podría salvar 60 millones de vidas e incrementa la expectativa un promedio de 3,7 años para 2030. 

El informe también afirmó que para garantizar que todas las personas ejerzan su derecho humano a la salud, “los líderes políticos tienen que tomar las decisiones correctas y optar por medidas económicas, financieras y sociales racionales que conduzcan hacia la cobertura universal. 

La salud prioridad para los líderes de las naciones del planeta hacer realidad esta visión de la salud para todos en todas las partes del mundo 

El informe recordó que los Objetivos de Desarrollo Sostenible plantean lograr la cobertura sanitaria universal para el 2030 y resaltó que todas las personas deben recibir servicios médicos de calidad sin que esto les cueste dificultades financieras. 

“La atención primaria de la salud es una forma costo eficaz y equitativa de prestar servicios de salud y ayudar a los países a avanzar hacia la cobertura sanitaria universal.” OMS  

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here