La OMS necesita $31.000 millones para pruebas y vacunas contra el coronavirus

0
54

La Organización lidera una iniciativa para desarrollar herramientas de prevención, diagnóstico y tratamiento del coronavirus que beneficien a todo el mundo. El dinero necesario para el proyecto es menos del 10% de lo que la economía mundial está perdiendo cada mes por la pandemia, y unirse ayudará a salvar vidas, proteger los sistemas de salud y restaurar la actividad social y económica global a corto plazo, además facilitar el control de alto nivel de la enfermedad del COVID -19 mediano plazo.

La Organización Mundial de la Salud necesita 31.300 millones de dólares para financiar las pruebas, medicinas y vacunas contra la COVID -19.  Hasta ahora se han comprometido 3400 millones.

La Organización ha publicado los planes financieros del Acelerador de Herramientas de Acceso a la COVID-19, una iniciativa que reúne a gobiernos, científicos, empresas, sociedad civil y filántropos para llegar cuanto antes al fin de la pandemia.

Según este plan, se necesitan 500 millones de pruebas para los países de ingresos medios y bajos hasta mediados de 2021, 245 millones de tratamientos y 2000 millones de dosis de vacunas, de las cuales el 50% se destinarán a estos estados hasta finales de 2021.

“Está claro que para controlar el COVID-19 y salvar vidas, necesitamos vacunas, diagnósticos y terapias eficaces, en cantidades sin precedentes y a una velocidad sin precedentes”, aseguró el director de la agencia de la ONU para la salud, Tedros Adhanom Gebreyesus.

Tedros aseguró que está claro que todas las personas corren el riesgo de tener el COVID-19, por lo que el acceso a todas las herramientas para prevenirlo, detectarlo y tratarlo debe ser igualitario.

Las herramientas desarrolladas a través del Acelerador beneficiarán a todo el mundo, y al salvar vidas y reducir la enfermedad grave de COVID-19, contribuyen al objetivo de proteger los sistemas de salud y restaurar la actividad social y económica global a corto plazo, y facilitar el control de alto nivel de la enfermedad a mediano plazo.

La OMS reconoce que se trata de una inversión “significativa”, pero que palidece si se compara con el coste de la pandemia. El Fondo Monetario Internacional estima que la economía mundial está perdiendo cada mes unos 375.000 millones de dólares. Además, 468.000 personas ya han perdido la vida.

Ante la conferencia de donantes que se celebra este sábado, el director de la Organización pidió colaboración para garantizar un acceso igualitario.

“Las vacunas, pruebas y medicinas son herramientas vitales, pero para ser verdaderamente efectivas se tienen que administrar con otro ingrediente esencial: la solidaridad”, dijo.

© UNICEF NepalUna trabajadora de salud hace la prueba del COVID-19 a una niña en Nepal.

Los pilares de la iniciativa

El Acelerador cuenta con cuatro pilares, todos comprarán y entregarán herramientas para garantizar que los miembros de la iniciativa tengan acceso.

El pilar de diagnóstico está codirigido por FIND y el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, y tiene como objetivo salvar nueve millones de vidas y evitar 1600 millones de infecciones adicionales a través del poder del acceso equitativo a pruebas simples, precisas y asequibles.

Con fondos suficientes, puede llevar al mercado dos o tres pruebas rápidas de alta calidad, capacitar a 10.000 profesionales de la salud en 50 países y establecer pruebas para 500 millones de personas en países de ingresos bajos y medianos. Su éxito estará determinado por la rapidez con que se puedan implementar estrategias de prueba, rastreo y aislamiento, para minimizar la interrupción de los servicios de salud y preparar a los países para la implementación efectiva de terapias y vacunas una vez que estén disponibles.

El pilar terapéutico está liderado por Unitaid y Wellcome Trust (en nombre del Acelerador terapéutico COVID-19) y busca acelerar el desarrollo y la entrega equitativa de tratamientos en todas las etapas de la enfermedad, asegurando que sean accesibles para todos, independientemente de la geografía y nivel de recurso económico. Se enfoca en el desarrollo, fabricación, adquisición y distribución equitativa de 245 millones de cursos de tratamiento para poblaciones en países de bajos y medianos ingresos en 12 meses.

El pilar de las vacunas combina el liderazgo del CEPI en el desarrollo de vacunas y la inversión en fabricación con el historial de GAVI en revolucionar el acceso y la entrega, y la supervisión de la regulación, las políticas y la asignación de la OMS.

PAHO/Joshua CoganUn científico analiza material genético.

Su función es garantizar que las vacunas se desarrollen lo más rápido posible, se fabriquen en los volúmenes correctos sin comprometer la seguridad y se entreguen a quienes más las necesitan. La estimación actual de entregar dos mil millones de dosis para fines de 2021, suponiendo que se desarrolle una vacuna segura y efectiva en el futuro cercano, es de hasta 18.000 mil millones de dólares.

Además, 950 millones de dosis deberán ser adquiridas por países autofinanciados de altos ingresos y países de ingresos medios altos a través del Mecanismo COVAX.

La OMS asegura que estos números serán más claros una vez que se tenga una mejor idea de, entre otros factores, la tecnología en la que se basarán los candidatos exitosos de la vacuna y la cantidad de dosis necesarias para proteger a las personas de COVID-19.

El conector de sistemas de salud es el cuarto pilar del Acelerador y es compatible con los otros tres al garantizar que los sistemas de salud y las redes de la comunidad local puedan utilizar plenamente estas y otras herramientas esenciales en su batalla contra COVID-19.

Este pilar está liderado por el Banco Mundial y el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria y cuenta con el apoyo de la OMS.

Su objetivo es desarrollar la capacidad, como la de laboratorio, la capacitación del personal de laboratorio y de salud y la administración de equipos de protección para los trabajadores de la salud, necesarios para implementar las nuevas herramientas de manera efectiva cuando estén listas.

También trabaja en innovaciones de sistemas para complementar el despliegue de productos, como el seguimiento de contactos, el distanciamiento social y los enfoques de aislamiento, así como la participación de la comunidad necesaria para mantenerlos. La seguridad sanitaria mundial y la lucha contra COVID-19 depende de apuntalar los sistemas de salud en todo el mundo, ahora.

PNUD/Levent KuluUn trabajador de salud hace el examen del coronavirus.

Avance en las vacunas

La científica jefa de la Organización Mundial de la Salud, la doctora Soumya Swaminathan, aseguró este viernes que en este momento hay más de 200 candidatos de vacunas, 15 de ellos en ensayos clínicos.

“Sería la vacuna más rápida de la historia, normalmente toma cinco años, pero además de acelerar el desarrollo necesitamos acelerar las capacidades de producción. En un proceso normal, primero se prueba que la vacuna funciona y luego se invierte en manufactura y toma otros dos años fabricar las dosis. Pero no tenemos tiempo así que hay que invertir desde ya para poder tener millones o billones de dosis rápidamente”, explicó.

Preguntada por periodistas sobre la vacuna que desarrolla China, la doctora afirmó que se encuentran en conversaciones con las empresas para incluirla en la iniciativa del Acelerador.

Swaminathan recalcó que, desde el punto de vista ético, ya que el COVID-19 afecta a todos, todos deben tener derecho a la vacuna.

“Necesitamos que los países comprometan sus recursos con la iniciativa COVAX (un mecanismo propuesto por la alianza GAVI y la OMS), que reúne a varios candidatos y disminuye el riesgo de inversión, así como puede satisfacer la futura demanda”, explicó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here