La Organización Mundial de la Salud ha publicado un nuevo informe sobre la subvariante BA.2 de Omicron que muestra que la cepa representó el 21,5 % de todos los casos nuevos de Omicron analizados en todo el mundo en la primera semana de febrero. Omicron, a su vez, representó casi todas las variantes identificadas a nivel mundial (98,3 %) en las muestras secuenciadas genómicamente enviadas al centro de intercambio de datos de GISAID en los 30 días anteriores.

BA.2, a veces llamado “Stealth Omicron”, representó la mayoría de los casos nuevos identificados en 10 países hasta el lunes. Estos incluyen Dinamarca, India, China, Bangladesh, Brunei Darussalam, Guam, Montenegro, Nepal, Pakistán y Filipinas. El informe señala, sin embargo, que existen enormes diferencias en su propagación en todo el mundo, “con la Región de Asia Sudoriental informando la prevalencia más alta de BA.2 entre las secuencias de Omicron (44,7%) y la Región de las Américas informando la prevalencia más baja”. (1%).”

Esas son buenas noticias para los EE. UU., ya que la mayor parte está eliminando las restricciones después de la ola invernal de Omicron. La prevalencia de BA.2 se triplicó del 1,2 % durante la semana que terminó el 29 de enero de 2022 al 3,6 % durante la semana que terminó el 5 de febrero de 2022, pero aún representa una proporción muy pequeña de casos nuevos.

Por el contrario, la prevalencia de la nueva cepa Omicron en Sudáfrica aumentó del 27 % el 4 de febrero al 86 % el 11 de febrero. En el Reino Unido, se multiplicó por seis entre el 17 y el 31 de enero, del 2,2 % al 12 %. Dinamarca vio duplicar sus números BA.2 desde la última semana de 2021 hasta mediados de enero de 2022, del 20% al 45%. Se convirtió en la variante dominante en ese país a la tercera semana de enero, en el 66% de las muestras secuenciadas.

Un informe de fines de enero del Statens Serum Institut, que opera bajo los auspicios del Ministerio de Salud danés, encontró que BA.2 probablemente representará “casi el 100% de todos los casos a mediados de febrero de 2022”. El informe también encontró que “BA.2 puede ser aprox. 30% más transmisible que BA.1 (el Omicron original). “En consecuencia”, continúa la evaluación, “este rápido aumento en BA.2 puede conducir a una curva epidémica más pronunciada con un pico más alto y puede posponer el momento en que las tasas de infección disminuyen hasta febrero”.

La OMS, que fue uno de los primeros organismos destacados en expresar su preocupación por la nueva cepa, creó un cuadro que describe su pensamiento actual sobre BA.2, lo que indica que su diferencia real con respecto a otras variantes está, de hecho, en la transmisibilidad.

Las razones de las diferencias en las tasas de propagación entre países no están claras. “La diferencia en el potencial de crecimiento entre países puede estar relacionada con las diferencias en la cobertura de vacunación y los patrones de contacto que surgen debido a restricciones, densidades de población, etc.”, sugiere el informe de la OMS. Pero un análisis de esos factores no proporciona claridad.

Dinamarca eliminó recientemente casi todas sus restricciones, pero sus ciudadanos están altamente vacunados, más del 80% según la Universidad Johns Hopkins. En comparación, el 65% por ciento de los ciudadanos estadounidenses están vacunados. Sin embargo, no hemos experimentado el tipo de crecimiento que tiene Dinamarca, aunque solo ahora estamos levantando ampliamente las restricciones de uso de mascarillas.

Mientras tanto, Sudáfrica, donde se identificó por primera vez a Omicron y donde BA.2 ahora es dominante, tiene solo el 29% de su población completamente vacunada, pero aún requiere máscaras en lugares públicos cerrados.

En cuanto a la densidad de población , Dinamarca en general está mucho más concentrada que Sudáfrica o Estados Unidos, que, por supuesto, tiene centros urbanos muy densos.

Una cosa está clara: los casos han disminuido en los tres países, a pesar del crecimiento de BA.2. Sin embargo, también a la baja está el número de pruebas, lo que enturbia el análisis. La positividad de la prueba en los tres países también es mixta, con Dinamarca subiendo al 35 % la última semana de enero, EE. UU. cayendo al 8,7 % hoy y Sudáfrica con una tendencia a la baja al 11,3 % en la primera semana de febrero.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here