La misión enviada a Perú por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, concluyó este domingo su visita de cinco días al país andino. Los oficiales de derechos humanos recabaron información sobre los efectos que la reciente crisis política, tras la destitución y renuncia de dos presidentes en unos pocos días, ha causado en los derechos humanos de los peruanos.

Tras los eventos ocurridos en el marco de las recientes manifestaciones pacíficas, la delegación centró sus investigaciones en áreas como “el derecho a la vida e integridad física; el uso de la fuerza policial —que incluía reportes de uso indebido de armas menos letales y de agentes vestidos de civil—; el derecho a la reunión pacífica; la libertad de expresión y agresiones contra periodistas; las garantías del debido proceso; y el derecho a defender los derechos humanos”.

El máximo responsable de la delegación y representante de ONU Derechos Humanos en América del Sur, Jan Jarab, destacó que su equipo pudo conocer de cerca la situación en Perú mediante “la observación directa” y “un diálogo franco con sus protagonistas”.

Se investigará cualquier indicio de transgresión de los derechos humanos
Los miembros del equipo recabaron información proporcionada por las víctimas de violaciones de derechos humanos, defensores de derechos humanos, entidades de la sociedad civil y periodistas, así como por autoridades estatales.

El equipo se reunió con personas heridas, detenidas o afectadas durante las manifestaciones e integrantes de sus familias, y también visitó hospitales y recintos de privación de libertad.

Jarab mantuvo un encuentro con el nuevo presidente temporal de la República, Francisco Sagasti, y le agradeció la cooperación del Ejecutivo durante la visita “y el compromiso expresado por la máxima autoridad con la vigencia de los derechos humanos en el país”.

“Saludamos las declaraciones del nuevo presidente de la República, sus disculpas públicas a nombre del Estado ante la juventud y la nominación de un gabinete que incluye personas con amplia trayectoria en el área de derechos humanos,” indicó Jarab.

La delegación se reunió con la ministra de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete; el de Justicia y Derechos Humanos, Eduardo Vega; e Interior, Rubén Vargas, así como con altas autoridades de la Policía Nacional.

El programa de vistas incluyó una reunión con la presidenta del Congreso, Mirtha Vázquez y con la máxima responsable de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, Leslye Lazo.

Jarab también se reunió con la Fiscal de la nación Zoraida Ávalos, junto a un grupo técnico de fiscales, así como con el Defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez y personal de la entidad.

“Seguiremos colaborando con las autoridades peruanas para velar porque todo indicio de transgresión a los derechos humanos sea investigado plenamente, pero también en términos estructurales para fortalecer las garantías de derechos en el país, con énfasis en la prevención”, aseguró Jarab.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here