Un grupo* de expertos** de la ONU en derechos humanos condenaron este lunes la reciente deportación masiva y sistemática de migrantes haitianos por parte de los Estados Unidos, y advirtieron que estas expulsiones colectivas representan una violación del derecho internacional.

De acuerdo con la información que recibieron los especialistas, las políticas seguidas por las autoridades estadounidenses disuadieron a los haitianos de buscar medidas de protección, entre ellas la solicitud de asilo, y les obligaron a regresar a otros países donde se enfrentan a un entorno de discriminación racial, violencia de género y xenofobia.

“Al acelerar la expulsión colectiva de los migrantes haitianos, Estados Unidos está sometiendo a un grupo de migrantes predominantemente negros a riesgos inadmisibles de devolución y de abuso de los derechos humanos sin ninguna evaluación individualizada“, afirmaron los expertos.

¿Hay un patrón de exclusión racial de los migrantes y refugiados haitianos negros?

Por ello, los especialistas recordaron al gobierno estadounidense que el derecho internacional prohíbe las expulsiones arbitrarias o colectivas.

“Los Estados no pueden etiquetar a todos los migrantes de una determinada nacionalidad como amenazas para la seguridad nacional, y todos los migrantes, independientemente de su nacionalidad, raza o estatus migratorio, deben tener garantizadas las protecciones que exige el derecho internacional”, destacaron.

Al mismo tiempo, advirtieron que las deportaciones masivas parecen continuar con un historial de exclusión racial de los migrantes y refugiados haitianos negros en los puertos de entrada a Estados Unidos.

Desde el comienzo de la pandemia del COVID-19, la política estadounidense del “Título 42”, una disposición de salud pública impulsada por la anterior administración estadounidense, presidida por Donald Trump, que autoriza la expulsión colectiva de cualquier migrante y solicitante de asilo que intente cruzar las fronteras terrestres de Estados Unidos, sin una evaluación individual de sus circunstancias y necesidades de protección.

La relatora especial sobre el racismo, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, E. Tendayi Achiume,  en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Foto de archivo.

Cabe recordar que Estados Unidos ratificó el Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967, la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.

Los expertos de la ONU, que se encargan de vigilar el cumplimiento de los derechos humanos en virtud de estos tratados y otros instrumentos jurídicos internacionales, enviaron una carta de denuncia al gobierno de Estados Unidos.

En la misiva a las autoridades norteamericanas expresaron su preocupación por el hecho de que sus recientes actividades de aplicación de la ley de inmigración contra los migrantes haitianos probablemente infringen el derecho internacional de los refugiados y el derecho internacional de los derechos humanos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here