Durante un evento de alto nivel para conmemorar el 25º aniversario del acuerdo logrado durante la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, celebrado en la capital china, António Guterres denunció que “Una de cada tres mujeres todavía experimenta alguna forma de violencia en su vida y que cada año, 12 millones de niñas se casan antes de los 18 años.

El Secretario General de las Naciones Unidas agregó que en algunos lugares, los niveles de feminicidio podrían compararse a una zona de guerra. “En 2017, fueron asesinadas diariamente por un miembro de su propia familia un promedio de 137 mujeres en el mundo”.

 Las mujeres pagan los platos rotos

Guterres recordó que son las niñas y las mujeres las “que pagan los platos rotos” por el gran impacto social y económico de la pandemia y por el aumento de la violencia de género, aparte de sufrir un aumento de prácticas abusivas y represivas, como el matrimonio precoz y la falta de atención médica sexual y reproductiva.

Guterres recordó que “los sistemas y estructuras de nuestro mundo, basados en milenios de dominación masculina, frenan a las mujeres en todos los ámbitos, con graves consecuencias para todos”, y destacó que la COVID-19 nos muestra la urgente necesidad de impulsar los acuerdos de Beijing para alcanzar las promesas incumplidas.

“Se trata fundamentalmente de una cuestión de poder, por lo que comienza con la representación equitativa de las mujeres en los puestos de liderazgo, en los gobiernos, en las salas de juntas, en las negociaciones sobre el clima y en la mesa de negociaciones de paz. En todas partes se toman decisiones que afectan a la vida de las personas”, acotó.

Para alcanzar esta meta, consideró que es urgente implementar medidas específicas como la discriminación positiva y las cuotas. También alentó a todos los Estados miembros a asumir compromisos concretos con plazos determinados y ambiciosos en materia de liderazgo y plena participación de la mujer.

Esta afirmación fue respaldada por la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, quien recordó que 75 años atrás, cuando se fundó la ONU, no había mujeres gobernando un país.

“En 1995, en Beijing, había 12 jefas de Estado o de Gobierno. Hoy en día, de 193 países hay sólo 22 mujeres ocupando esos puestos de liderazgo . En conjunto, se ha progresado, pero todavía no lo suficiente y el avance es demasiado lento”.

 La pandemia puede ser una oportunidad

Pese a reconocer la “catástrofe” que representa la COVID-19 para las mujeres, Guterres también consideró que es una oportunidad para colocarlas “en primera línea y en el centro de la respuesta y la recuperación”.

“Los fondos de estímulo deben entregar dinero directamente a las mujeres a través de transferencias de efectivo y créditos. Los gobiernos deberían ampliar las redes de seguridad social a las mujeres de la economía informal y reconocer el valor del trabajo de cuidado no remunerado”, indicó.

Continuó la misma línea de pensamiento la directora ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas, la doctora Natalia Kanem, quien sostuvo que ha llegado el momento de aumentar la acción y las inversiones.

“Les instamos a que respalden las palabras con hechos mediante la financiación de programas y servicios que transformen la vida de las mujeres. Invertir en las mujeres y las niñas no es sólo una cuestión de derechos; también es una cuestión de inteligencia económica, con beneficios para la sociedad superiores a su costo”, recalcó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here