Diego Urbano, un estudiante de 18 años del sur de Colombia, lleva el café en la sangre. Nació en una familia productora de café y ahora, tras unirse a un proyecto dirigido a impulsar el uso de la tecnología en el sector, le apasiona continuar esa tradición, dándole un giro innovador.

“Como jóvenes, queremos continuar labrándonos el futuro en el campo, y queremos lograrlo siendo innovadores en la producción, la comercialización y el consumo”, afirma Diego.

Como parte del proyecto, Diego y otros 29 estudiantes del centro de enseñanza La Victoria fueron formados en los procesos de cosecha, filtración y preparación del café con miras a alentar a los jóvenes a dedicarse al sector cafetero. A medida que fueron entendiendo mejor el proceso de cultivo, empezaron a preocuparse cada vez más por los métodos actuales de cultivo del café y por cómo harían frente a los cambios en el clima y las frecuentes sequías que se registran en la zona.

En un proyecto dirigido por la FAO se reunió a estos 30 estudiantes y sus padres, todos ellos miembros de la asociación cafetera Asoprocaffe, con la asociación de productores de café de la zona de Tablón de Gómez para abordar la cuestión. Juntos, elaboraron el proyecto denominado “Smart Agro” a fin de combatir los efectos del cambio climático y promover el uso eficiente de los recursos hídricos mediante dos conceptos modernos: los macrodatos y el internet de las cosas (IdC).

Los macrodatos suponen una gran diferencia

Los estudiantes están utilizando la tecnología de los macrodatos y el IdC para reunir y analizar información importante, lo que ayuda a aumentar sus conocimientos y mejorar sus actividades agrícolas. En el contexto de este proyecto, esto significa reunir datos más precisos sobre las precipitaciones y las condiciones meteorológicas y utilizar esta información para optimizar la cantidad de agua que se suministra a las plantas.

Como parte del proyecto Smart Agro, Telefónica-Movistar, Masser y la FAO instalaron una estación meteorológica y dos sondas de humedad, conectadas a través de tarjetas SIM que recopilan en tiempo real información sobre los niveles de humedad, la precipitación y el viento. A continuación, se lleva un seguimiento de estos datos y se actualizan en la plataforma digital del proyecto Smart Agro.

Los estudiantes y los miembros de Asoprocaffe examinan esta información y, acompañados por el equipo técnico de la FAO y el apoyo tecnológico de Telefónica, la analizan cada semana con miras a estudiar las condiciones meteorológicas futuras. En el cultivo de café, el suelo debe mantener un nivel constante de humedad. Cuando la plataforma de Smart Agro muestra que los niveles de humedad son insuficientes, por ejemplo, durante épocas de sequía, pueden activar el riego manual o por aspersión para garantizar un suministro continuado de agua a las plantas.

El Presidente de Asoprocaffe, Diego Gómez, dice que el proyecto ha reportado grandes resultados; no solo para los cafetos, sino también en términos de solidaridad comunitaria.

“Ya hemos empezado a ver resultados y a entender la importancia de la tecnología y los jóvenes en la producción de café. Ahora compartimos nuestro conocimiento. Los estudiantes nos enseñan cómo manejar la tecnología y las plataformas digitales y nosotros les instruimos acerca de los métodos de cultivo del café. Ha sido una alianza muy provechosa que también ha mejorado el sentido de comunidad.”
En total, 120 familias y 30 estudiantes están participando en el proyecto. Ya han visto la diferencia en la cantidad de granos de café y su tamaño que supone la tecnología, que les ayuda a regar en el momento oportuno.

Continuar a pesar de la COVID-19

Además, se ha podido continuar con el seguimiento a pesar de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). De hecho, esta ha alentado una mayor innovación. Algunos estudiantes, asociados y profesores formaron grupos de estudio y análisis en aplicaciones de mensajería en los que ponían en común instrucciones, técnicas e información para seguir trabajando en línea con la plataforma y garantizar la continuidad del proyecto.

“Desde que empezamos este proyecto juntos, los jóvenes se han mostrado interesados y su labor ha sido de gran ayuda en el seguimiento y la transformación del café”, dice el rector de la escuela, el Sr. Álvaro Ordoñez Mejía.

Mejorar la comercialización para aumentar las ventas

El café de Asoprocaffe se comercializa con el nombre de Janacatú, que significa “estar más cerca del cielo” en quillacinga, la lengua nativa de la zona. Gracias al proyecto, a la nueva tecnología y a la participación de los jóvenes en la comunidad, Asoprocaffe ha logrado fortalecer no solo sus procesos de producción sino también sus capacidades empresariales. Con el apoyo de la FAO, Asoprocaffe ha establecido una asociación con una conocida marca colombiana de café, que le ha ayudado a vender su café a escala nacional e internacional, y ha creado vínculos con los principales exportadores colombianos.

Cada día se desarrollan nuevas tecnologías para hacer frente a los problemas y mejorar nuestro planeta. De hecho, ahora más que nunca, necesitamos soluciones innovadoras para mejorar el sector agrícola. La COVID-19 ha tenido efectos sin precedentes sobre nuestros sistemas alimentarios, limitando el transporte de bienes y afectando a los medios de vida de los agricultores. Estos jóvenes héroes del sector alimentario de Colombia están demostrando que la modernización de la agricultura no solo es buena para el medio ambiente, sino que también constituye un sector atractivo para la juventud. Ellos y otros jóvenes de todo el mundo están reinventando nuestros sistemas alimentarios en aras de un futuro sostenible.

Detrás de toda nuestra comida, siempre hay alguien que produjo, plantó, cosechó, pescó o transportó los alimentos. Al aproximarse el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra el 16 de octubre, aprovechamos la oportunidad de dar las gracias a estos héroes del sector alimentario (#FoodHeroes) que, sin importar las circunstancias, siguen proporcionando alimentos a sus comunidades y otras personas, ayudando a desarrollar, nutrir y sostener nuestro mundo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here